Información

¿Cuáles son las normativas europeas de emisiones para coches y motos?

24 Jun 2020

Información

Redacción Rastreator

El año 2020 ha marcado un antes y un después en el sector de la automoción. En enero entró en vigor en España la normativa europea que imponía duras limitaciones a las emisiones de CO2 para todos los coches que se vendan en nuestro país, un camino que seguirán las motocicletas a partir de 2021.

En el caso de los coches, la norma en vigor desde el 1 de enero de 2020 obliga a los fabricantes a no superar de media los 95 gramos por kilómetro (g/km) de emisiones de CO2 por vehículo vendido en toda la Unión Europea. En caso de incumplimiento, la legislación comunitaria prevé una importante multa de 95 euros por cada gramo por kilómetro de más multiplicados por el número de coches vendidos durante ese año.

 

En cuanto a las motocicletas, a partir de enero de 2021 será efectiva la normativa Euro 5 de emisiones, por la que todos los modelos a la venta no podrán superar los 1000 miligramos por kilómetro (mg/km) de emisiones de CO2, los 100 mg/km de hidrocarburos no metálicos, los 60 mg/km de óxidos de nitrógeno y los 4,5 mg/km de partículas. Asimismo, esta regulación obliga a las marcas a reducir el sonido que emiten las motos.

¿Cómo te afectan estas normas?

Tanto en el caso de los coches como en el de las motocicletas, estas regulaciones para limitar las emisiones sólo afectan a los fabricantes y a los vehículos que venden, pero no a los que ya estén en circulación ni a la compraventa de automóviles usados.

 

No obstante, a nivel local sí son muchas las ciudades que están llevando a cabo restricciones de circulación de coches y motos antiguos para reducir su contaminación con áreas de acceso limitado a vehículos ECO, como Madrid Central o la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona. En estos casos, los gobiernos municipales multarán a aquellos conductores que transiten por esos espacios con vehículos que no se adapten a su normativa.

Problemas para el sector

Las leyes europeas para reducir las emisiones de los vehículos se encuentran entre las más restrictivas del mundo. Esto ha hecho que muchos fabricantes hayan tenido que trabajar a contrarreloj para buscar soluciones que les permitan eludir las multas y seguir vendiendo en el Viejo Continente.

 

En el caso de los coches, la principal vía para solucionar este inconveniente ha sido potenciar el desarrollo de vehículos eléctricos. Así, casi todas las grandes marcas han lanzado o van a lanzar al mercado uno o más modelos eléctricos durante 2020. El objetivo es que las bajas emisiones de estos automóviles compensen otras más elevadas de los modelos más contaminantes, por lo general de gran cilindrada y de lujo.

 

Peores perspectivas hay en el mercado de las motocicletas. Los fabricantes de estos vehículos contaban con vender a lo largo de este año todo el stock que incumplirá las normas a partir de enero de 2021, pero la parálisis provocada por el coronavirus y las dificultades económicas que, previsiblemente, se derivarán de él han dejado en agua de borrajas esas previsiones.

 

Así, la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas, Anesdor, estima que con este nuevo escenario hasta 87.000 motos podrían quedarse sin vender. Por eso, desde la patronal se ha solicitado a las autoridades europeas una moratoria de las restricciones o una flexibilización de las condiciones de venta, peticiones a las que los órganos europeos aún no han respondido.