Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Comprar

Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico

20 Abr 2018

Comprar

Elena Sanz

Son muchos los que tienen clara una de las principales ventajas de los eléctricos frente a los coches convencionales: el precio de recargarlos con electricidad o combustible. De lo que no son conscientes es de la repercusión que podría tener en sus bolsillos: ¿cuánto cuesta una carga o recorrer 100 kilómetros? Hemos hechos las cuentas y estos son los resultados.

A pesar de estar en pleno desarrollo, cada vez más marcas incorporan un coche eléctrico a su catálogo conscientes de los cambios de comportamiento del conductor a la hora de comprar un vehículo. Una de las ventajas que más les seduce es el ahorro de combustible: al utilizar electricidad para impulsarse no necesitan pasar por una gasolinera, simplemente hay que enchufarlo. Ahora bien, esto, obviamente, no es gratis y son muchos los que se preguntan cuánto costaría cargar un coche eléctrico o cuánto supondría recorrer la distancia diaria que les separa de su trabajo.

Lo cierto es que no existe una única cifra de cuánto cuesta cargar un coche eléctrico por varias razones: el precio de la electricidad varía igual que lo hace el de los hidrocarburos, las cargas se hacen a diferentes horas del día y el lugar de recarga también puede ser diferente. Teniendo en cuenta esto, calculadora en mano, hemos respondido a estas preguntas.

Recargar el coche en casa

Cuando un conductor adquiere un coche eléctrico, la práctica más habitual pasa por cargarlo en su propia casa. La mayor parte de las veces el vehículo estará aparcado en el garaje durante las horas suficientes para realizar una recarga completa, que, normalmente, coincide con las nocturnas. Por lo tanto, será necesaria la instalación de un punto en el propio parking. Una acción para la que no hace falta ningún permiso de la comunidad de propietarios o del garaje si es comunitario, será suficiente con informarles.

Eso sí, antes de dar este primer paso es necesario comprobar la potencia contratada. Un coche eléctrico no difiere en exceso de cualquier aparato que hay en casa y, en principio, no sería necesario ampliar la capacidad. Con 16 A (3,7 kW), bastará para recargar totalmente el vehículo por la noche. De esta manera, si la potencia disponible es baja, lo más recomendable es elegir un cargador que se pueda configurar para que se adapte. El único inconveniente es que el coche tardará más en cargarse. Sin embargo, si el conductor prefiere instalar un punto más rápido que vaya de los 7,4 a los 22 kW, deberá aumentar la potencia contratada.

Por otro lado, habrá conductores que se planteen conectar el vehículo a cualquiera de los enchufes que tienen en casa. Lo cierto es que no es lo más adecuando porque la recarga será muy lenta y el proceso no tendrá la seguridad necesaria. Y es que las tomas de corriente no han sido pensadas para trabajar a su máxima potencia a lo largo de varias horas consecutivas y, además, el coche estará en el garaje sin supervisión alguna y la toma la puede usar cualquiera si está en un garaje comunitario. Si a pesar de ello, es la opción elegida, lo más recomendable es instalar una toma especial, más fuerte y segura que un enchufe normal.

Finalmente, existe otra opción que es la más económica y la más respetuosa con el medio ambiente: cargar el coche con una instalación fotovoltaica si se dispone de ella. El problema es que la recarga tendrá que hacerse durante las horas de mayor producción de energía solar del sistema y éstas, normalmente, suelen ser las del mediodía.

Tipos de recarga

A la hora de cargar un coche eléctrico, existen tres formas de hacerlo en función de la potencia que tenga el punto de conexión: lenta, semirápida y rápida.

Lenta

Es la que, generalmente, se instala en el garaje del hogar del propietario. Tiene una potencia que oscila entre los 2,3 y los 7,2 kW, teniendo en cuenta que la media contratada en los hogares españoles es de 4,6 kW y que los enchufes que suele haber en una casa dejan pasar 3,7 kW (16A).

Semirápida

Normalmente es la que se ubica en los lugares reservados para coches eléctricos en los centros comerciales, en los aparcamientos de pago y en los cargadores especiales (Wallbox) que se pueden instalar en casa. Su potencia puede ir desde 7,2 a 22 kW y tarda unas dos horas en hacer una carga completa.

Si el usuario opta por instalarla en su garaje, tendrá que contratar una potencia mínima de 6,9 kW para no rebasar los límites y evitar que ‘salten los plomos’. La solicitud de este incremento conlleva una serie de gastos de gestión (115 euros aproximadamente) y un coste fijo más elevado en la tarifa de la luz que puede llegar a ser de 30 euros extra al mes.

Rápida

Es la que está en las ‘electrolineras’, cuyos puntos de recarga tienen una potencia de 40 kW como mínimo y 150 kW como máximo. Esta potencia, conocida como Tarifa 3.0, está disponible para empresas aunque no para particulares. No en vano, instalarla en los hogares supondría abonar tanto el alta (1.491,84 euros) como la tarifa mensual de mantenimiento (260 euros).

¿Cuánto cuesta cargar el coche?

Conocidos los tipos de recarga y el precio del kilovatio hora, es hora de coger la calculadora para conocer dos datos: cuánto cuesta recorrer un kilómetro con un coche eléctrico y cuál será el precio de la recarga.

Para ello partiremos de que la media de kilómetros recorridos cada día para ir a trabajar en Madrid es de 40, según un estudio de Ecologistas en Acción; por lo tanto, al mes (22 días laborables) serán un total de 880 kilómetros a los que sumaremos 320 kilómetros extra por los movimientos que se hagan en el ámbito personal. En total, 1.200 kilómetros recorridos por tres vehículos eléctricos diferentes:

  • Renault Zoe: es el más vendido en España, cuenta con 400 kilómetros de autonomía homologada y tiene un consumo medio de 13,3 kWh cada 100 kilómetros.
  • Tesla Model X: es el más caro del mercado nacional (desde 97.150 euros), tiene una autonomía homologada de 417 kilómetros y un consumo medio de 18 kWh cada 100 kilómetros.
  • Citroën C-Zero: es el coche con la batería más pequeña (16 kWh), dispone de 150 kilómetros de autonomía homologada y un consumo medio de 12,6 kWh cada 100 kilómetros.

Coches eléctricos Rastreator

Precio del kilómetro recorrido

Teniendo en cuenta los consumos medios de estos tres coches (sin olvidar que las cifras no son redondas ya que dependen de la forma de conducir, la temperatura y la orografía del terreno), las pérdidas de energía y el precio del kilovatio hora en las diferentes tarifas, las cantidades serían estas:

 

¿Cuándo recargar y con qué tarifa?

Al igual que la gasolina, la electricidad no tiene el mismo precio ni siempre ni en todas partes. Desde 2014, el precio de la electricidad para los consumidores domésticos se fija a través del mercado mayorista conocido como “pool”. En consecuencia, también se modificó el sistema de facturación: los clientes pueden elegir entre formar parte del mercado regulado o del liberalizado.

  • Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC): el precio está reglamentado por el Gobierno y, además, está asociado a las variaciones que sufra el mercado mayorista de electricidad aunque lo cierto es que sólo supone el 25-30% de la factura. El resto dependerá del tipo de contador que está instalado. En el caso de ser analógico se hará una media de las horas para fijar el coste y si se trata de uno digital, se facturará en función del precio eléctrico horario.
  • Tarifa de libre mercado: ofrece la posibilidad de fijar un importe trimestral o anual independientemente del tipo de contador, pero, en algunas ocasiones, será necesario firmar una permanencia con la comercializadora. De esta manera, las cantidades no están sujetas a los movimientos del mercado, pero pocas veces serán más bajas que las del PVPC.

Tras esta primera clasificación llega la segunda que hace referencia al tipo de tarifa contratada por el usuario doméstico y se divide en dos:

  • Tarifa común: más conocida como Tarifa 2.0 A, es la más habitual en los hogares. Según los datos de la Red Eléctrica de España, en los dos últimos años, el precio medio del kilovatio hora antes de impuestos con esta tarifa es de 0,115576 €/kWh. Sumándole el impuesto sobre electricidad (5,1127%) y el IVA, la cantidad final sería de 0,147 €/kWh.
  • Tarifa del Vehículo Eléctrico (2.0 DHS): hasta 2014 era la conocida como Tarifa Súper Valle y con ella el precio del kilovatio hora varía en función del momento del día. Se divide en tres períodos: punta, valle y súpervalle.
  1. Punta (P1): es la franja más cara y comprende diez horas, de 13 a 23 horas. Según la Red Eléctrica de España, el precio del kilovatio hora sería de 0,136166 €/kWh sin impuestos. Con ellos, sería de 0,173 €/kWh.
  2. Valle (P2): con un precio intermedio, dura ocho horas: desde las 23 a la 1 y desde las 7 a las 13 horas. Su precio sería de 0,071959 €/kWh sin tasas y con ellas, de 0,096 €/kWh.
  3. Súpervalle (P3): es el tramo de seis horas que va de la 1 a las 7 horas y es el más adecuado para recargar las baterías de un coche eléctrico porque es el que cuenta con mejores precios. Su coste sería de 0,064705 €/kWh antes de impuestos y con ellos, de 0,0823 €/kWh.

Coches eléctricos cargar Rastreator

Los coches eléctricos frente a los de gasolina y diésel

Con el foco puesto en la parte económica, un vehículo impulsado por electricidad consume menos que un coche de gasolina o diésel. Eso sí, en el caso de los eléctricos dependerá de su eficiencia. Sea como sea, las diferencias se hacen aún más evidentes al comparar la relación entre kilovatios hora consumidos a lo largo de 100 kilómetros con la existente entre los litros de gasolina y la citada distancia.

El consumo medio de los vehículos eléctricos es, de forma aproximada, de unos 15 kWh/100 kilómetros. En cuanto a los coches de gasolina, el mixto se mueve en los seis litros mientras que los diésel lo hacen en los cinco. A pesar de que estos parámetros dependen del estilo de conducción y del escenario en el que se mueva el coche (ciudad o carretera), se puede llevar a cabo una comparativa que no deja lugar a las dudas.

Con un vehículo eléctrico y la tarifa punta (la más cara: 0,173 euros/kWh), recorrer 100 kilómetros con ese consumo (15 kWh) costaría 2,59 euros. En el caso de un coche de gasolina teniendo en cuenta que ésta cuesta, de media, unos 1,389 euros si es 98 y alrededor de 1,248 si es 95 el importe sería: 8,33 y 7,48 euros, respectivamente. Si se trata de un diésel, se hablaría de una cifra aproximada de 5,84 euros ya que el precio medio del gasóleo A se sitúa en torno a 1,169 euros. Por lo tanto, un coche que consuma gasolina 98 es cuatro veces más caro que un eléctrico, uno que necesite la de 95 lo es 3,5 veces y un diésel cuesta casi tres veces más.

Coches eléctricos cargar Rastreator

Recargarlo fuera de casa

Habrá momentos en los que, por diferentes motivos, el conductor no podrá cargar las baterías del coche en su casa y tendrá que recurrir a los puntos establecidos en la vía pública: algunos serán gratis y otros de pago.

Normalmente muchos de los primeros surgen debido a las iniciativas de las administraciones cuyo objetivo no es otro que fomentar y acelerar la popularización de la movilidad eléctrica. Sin embargo, hay compañías privadas cuyo negocio es vender electricidad y, por lo tanto, cobrarán. ¿Cuánto? Dependerá de la empresa, de la recarga, del tipo de cliente, etc.

Dentro de los gratuitos se engloban los centros comerciales. Muchos de ellos cuentan con plazas reservadas para coches eléctricos y cuentan con estaciones de recarga que, la mayor parte de las veces, es gratis. En los hoteles también suele haber este tipo de espacios, pero sólo estarán libres de coste para los clientes. Finalmente, en algunas electrolineras de Barcelona o Madrid es posible realizar una recarga rápida sin pagar. En cuanto a las estaciones de pago, serán menos asequibles que los puntos instalados en casa.

Comparar coches eléctricos

Elegir el coche eléctrico perfecto para cada conductor es un proceso algo complicado y largo. Por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches nuevos de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo, rápido y entretenido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y, sobre todo, de sus necesidades.


Compara coches eléctricos