Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Información

Cómo tener coche: movilidad colaborativa, renting, leasing y suscripción

En este instante, son muchos los conductores que se están planteando comprar coche. No importa si es el primero que van a adquirir, si la razón atiende a su ir y venir por la ciudad o si están pendientes del tipo de combustible. Si están pensando sobre ello, las cuentas se multiplicarán y las preguntas se amontonarán una tras otra. ¿Es necesario? ¿Qué es mejor para el bolsillo: tener coche, moverse en transporte público o usar alguno de los servicios de carsharing? Teniendo en cuenta que el sector de la automoción está subido en una montaña rusa de cambios, quizás, el escenario cambie completamente de aquí a unos años en todos los sentidos. Incluyendo la forma en la que los conductores serán dueños de sus vehículos:

Las modificaciones no sólo estarán enfocadas en el apartado mecánico con el posible reemplazo de los motores de combustión tradicional o en el de la tecnología autónoma. Los interrogantes sobre cómo tendremos coche están sobre la mesa porque todo apunta a que el vehículo como propiedad privada será algo, cada vez, más raro. No en vano, las nuevas generaciones se decantan por pagar única y exclusivamente por aquello que usan por mucho que no sea rentable a largo plazo y con esta postura se renuncie a la propiedad.

[destacado text=”Todo apunta a que el vehículo como propiedad privada será algo, cada vez, más raro” icono=”icono-atencion”]

Los fabricantes y marcas no permanecen ajenos a este posible cambio de tendencia y se preparan para ello diseñando nuevos formatos. A las opciones ya existentes, como la movilidad colaborativa, el carsharing, el renting o el leasing, pretenden incorporar programas que sustituyan la compra tradicional. Y el foco no está centrado solamente en la acción de la adquisición; la atención está en las nuevas fórmulas que permitirán disfrutar de un coche sin hacer una gran inversión económica.

Movilidad colaborativa

No hace falta ser propietario o recurrir al alquiler tradicional para ser dueño de un coche. Dentro del escenario correspondiente a la movilidad colaborativa han surgido tres divisiones en función de las características de las empresas que prestan servicio:

P2P carsharing

Surge basándose en dos factores: los gastos que genera el mantenimiento de un coche aunque pase la mayor del tiempo aparcado y su coste de adquisición. La combinación de ambos ha dado como resultado el alquiler entre particulares. Los primeros logran un ingreso extra por prestar su coche disposición un vehículo sin tener que asumir todos los costes que implica y a un precio más asequible que el que ofrecen las empresas tradicionales de alquiler.

Carsharing

El proceso es casi idéntico, pero en lugar de ser un usuario privado el que alquila su vehículo se trata de una empresa que pone a disposición de los conductores una flota de coches para acceder a ellos durante un tiempo determinado.

Carpooling

El carpooling consiste en compartir el vehículo con otros viajeros que se dirigen al mismo destino en idéntica fecha. De esta manera, las personas que no poseen un vehículo privado tienen una opción más para sus viajes y tanto ellas como los conductores ahorran porque los gastos (combustible, peajes…) se reparten entre todos. Y no sólo eso, también contribuyen a mejorar las condiciones del medio ambiente porque al haber menos coches, se reducen las emisiones de CO2.

[destacado text=”Mediante el carsharing, particulares y empresas ponen sus coches a disposición de los conductores individuales” icono=”icono-atencion”]

Renting y leasing

En el mercado existen otras maneras con las que el conductor puede disfrutar de un coche durante un tiempo determinado sin hacer la gran inversión que supone su compra o sin tener la necesidad de cubrir algunos de los gastos que supone ser dueño de un vehículo. En este nicho es donde surgen entidades financieras, fabricantes de coches y empresas especializadas ofrecen esta posibilidad conocida como renting y leasing. Dos fórmulas semejantes, pero diferentes.

Renting

El renting es el alquiler de un coche a largo plazo que puede ser contratado por autónomos, empresarios y particulares a cambio de una cuota periódica fija. Ésta incluirá, por ejemplo, el seguro de Coche, las averías o el mantenimiento y se calculará basándose en el modelo elegido, los kilómetros que espera hacer o los servicios que vaya a contratar.

Sea cual sea la cantidad, el vehículo nunca será del titular, sino de la empresa que lo arrenda. El contrato suele durar entre 1 y 5 años y tiene un carácter bastante flexible porque permite modificar su vigencia o las condiciones acordadas. Una vez finalizado, el cliente tendrá varias opciones:

[destacado text=”En el leasing, el usuario corre con todos los gastos así como con los riesgos, derechos y obligaciones que implica tener un coche en propiedad” icono=”icono-atencion”]

Leasing

El leasing, además de un alquiler, es una financiación que tiene un objetivo claro: comprar un coche. Y es que cuando el cliente formaliza el contrato, tiene la intención de adquirirlo, pero no la obligación. En caso afirmativo, deberá pagar una cuota final correspondiente al valor residual del vehículo que se fijará en el momento de la firma.

Igual que sucede en el renting, el cliente tiene que abonar una cuota periódica fija. Eso sí, de su bolsillo también correrán los riesgos, derechos y obligaciones que implica tener un coche en propiedad. A diferencia de la modalidad anterior, aquellos gastos de mantenimiento, gestión, las averías, los impuestos o el seguro no están incluidos; es más, la empresa suele obligar a contratar un Todo Riesgo.

No es lo único que distingue al leasing del renting. Al tratarse de un arrendamiento financiero, la operación debe cerrarse en una entidad bancaria y el contrato debe durar, como mínimo, 2 años. Una vez concluido este tiempo, el cliente debe tomar una decisión:

Suscripción

En el mundo de la automoción, supone la inscripción a cambio de recibir los servicios de un coche. Y es que la industria se ha visto obligada a lidiar con el impacto que suponen nuevas tendencias como compartir coches o intercambiarlos, un par de direcciones a las que se dirige el futuro del sector.

Algunas marcas se enfrentan a este cambio en el modelo de negocio de la automoción haciendo pruebas y uno de ellas pasa por los servicios de suscripción. Entre las pioneras de este campo se encuentran Volvo, Hyundai, BMW, Porsche o Cadillac.

[destacado text=”Algunas marcas se enfrentan al cambio en el modelo de negocio haciendo pruebas como el servicio de suscripción” icono=”icono-atencion”]

Care by Volvo

En el calendario de la marca sueca, 2019 no será un año cualquiera ya que, entre otras cosas, lanzará su servicio ‘Care by Volvo’. Es un servicio de suscripción mediante el cual quiere dar acceso a sus crossover: a través de una suscripción mensual fija, los clientes recibirán un XC40 que podrán usar durante un tiempo indeterminado. A esto hay que añadir que Volvo les dará la oportunidad de cambiar de coche cada 12 meses y les ofrecerá un paquete premium con servicios extra entre los que figura el mantenimiento del coche, limpieza o entrega y recogida, entre otros. En Reino Unido, el servicio tendrá un precio de 630 libras al mes (710 libras, aproximadamente)

Eso sí, éste será el precio inicial ya que desde Suecia son conscientes de que estos no serán rentables al principio. Por ello, Volvo comenzará a ofrecerlos a un bajo precio para que tengan una buena acogida en el mercado. El objetivo del fabricante es que una parte importante de sus beneficios provenga de este tipo de servicios. Tanto que en Volvo creen que 1 de cada 5 de los coches vendidos en 2023 contará con alguna de estas suscripciones.

Hyundai

Aunque el servicio sólo está, de momento, activo en California (EEUU), Huyndai da la oportunidad de suscribirse al Ioniq, su modelo eléctrico. El programa que ha diseñado incluye kilómetros ilimitados y algunos beneficios como el mantenimiento del vehículo. Su fórmula de funcionamiento se basa en un leasing de 36 meses de duración que contiene, además de los dos elementos ya mencionados, una cuota inicial de 2.500 dólares (2.120 euros, aproximadamente) y tres posibles cuotas mensuales 275, 305 y 375 dólares (235, 260 y 320 euros, respectivamente).

[destacado text=”BMW busca garantizar la movilidad de sus clientes cuando necesiten más autonomía en sus desplazamientos” icono=”icono-atencion”]

Movilidad Flexible de BMW

La marca alemana tiene un servicio de suscripción conocido como ‘Movilidad Flexible’. Está destinado a una parte de sus clientes, concretamente a aquellos que sean propietarios de un i3 o un i8. El programa les ofrece la posibilidad de acceder a cualquier modelo de BMW que se mueva impulsado por un motor de combustible fósil durante 14 días al año. De esta forma, buscan que sus clientes tengan garantizada la movilidad en caso de necesitar más autonomía en sus desplazamientos.

Porsche

Porsche también se ha sumado a los servicios de suscripción y ofrece 2 modalidades a sus clientes que se diferencia en el precio y en los modelos a los que dan acceso. Sea como sea, la marca alemana ha establecido una tarifa de activación de 500 dólares (425 euros, aproximadamente) además de una verificación de crédito. Después de este primer paso, el conductor puede elegir entre una inscripción de 2.000 dólares (1.700 euros, aproximadamente) mensuales o de 3.000 (2.500 euros, aproximadamente).

Con la primera, tendrá acceso a modelos como el 718 Boxster o el 718 Cayman (incluyendo sus versiones S) o el Cayenne, entre otros. Con la segunda podrá conducir cualquiera de los 22 modelos de Porsche. En cualquiera de los dos casos el registro, el seguro y el mantenimiento están cubiertos por la suscripción así como la posibilidad de cambiar de modelo tantas veces como quieran mientras dure su suscripción. El único gasto que corre a cargo del cliente es el combustible.

[destacado text=”Porsche se hace cargo del registro, el seguro y el mantenimiento, pero no de la gasolina” icono=”icono-atencion”]

Cadillac

Finalmente, Cadillac ha puesto en marcha una iniciativa que sigue una línea parecida a las anteriores. De momento, sólo está disponible en Nueva York, pero los conductores que vivan allí pueden pagar una suscripción de 1.500 dólares (1.300 euros, aproximadamente) para usar una aplicación de la marca que les permitirá reservar uno de los modelos de Cadillac.

Este servicio incluye el registro y los impuestos así como el seguro de Coche y los costes de mantenimiento. Además, no hay límite de kilómetros y tampoco tiene permanencia, pero exige un aviso de cancelación con 30 días de antelación. Y por si todo esto fuera poco, Cadillac ofrece diferentes servicios de conserjería.

Comparar para encontrar el coche perfecto

Si después de conocer todas las opciones y fórmulas que han ido surgiendo con el paso del tiempo, la idea que mejor se adapta a las necesidades de un conductor es la de ser dueño, quizás, necesite ayuda. Al fin y al cabo, es un proceso que, de media, tarda unos 3 meses en completarlo porque hay muchos factores que se deben tener en cuenta a la hora de dar el paso. Para salir de dudas y escoger el mejor coche en función de su perfil al volante, lo más aconsejable es comparar. Y para ello, la vía más sencilla es el comparador de coches nuevos de Rastreator.com. Una forma cómoda de encontrar el vehículo ideal.

Noviembre 2017

comparar coches de segunda mano