Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Comprar

¿Qué es mejor: reparar tu viejo coche o comprar uno?

22 May 2019

Comprar

Elena Sanz

Cuando se ha producido una avería que supone un gran desembolso, el conductor puede plantearse qué merece la pena: ¿reparar el vehículo o comprar uno que le sustituya? Lo mejor es hacerse una serie de preguntas para tomar la decisión más adecuada.

A veces, llega un momento en el que un conductor se plantea diferentes disyuntivas en lo que a su coche respecta. Una de las más recurrentes tiene lugar cuando se ha producido una avería de suficiente envergadura como para plantearse qué merece la pena: ¿reparar el vehículo o comprar uno?

Evidentemente, la segunda opción siempre será más cara que la primera por muy costoso que sea pasar por el taller; no en vano, arreglar un motor o una caja de cambios oscila entre los 2.000 o los 7.000 euros y suelen ser las reparaciones más costosas. En este caso, quizás, compensaría dejar a un lado la idea de comprar un coche nuevo y decantarse por uno de stock, de kilómetro cero o de segunda mano. Evidentemente, se trata de situaciones excepcionales y es inevitable preguntarse qué hacer cuando las averías son menores. Teniendo en cuenta esto, hemos planteado una serie de escenarios en los que puede llegar a encontrase un conductor para ayudarle a tomar la decisión más adecuada.

¿Qué es mejor: reparar tu viejo coche o comprar uno?

¿Cuánto vale tu coche actual?

Cuando el coche sufre una avería que va más allá de reparar la chapa tras un inesperado encontronazo con una columna del garaje, conviene detenerse y analizar cuánto vale el vehículo para saber qué es lo que compensa realmente.

Para ello existe un truco conocido como ‘La regla del 50%’ y es tan sencillo como comparar el coste de las reparaciones con el valor del coche en ese momento. Si arreglarlo supone la mitad o más de la mitad, lo más aconsejable es cambiar de vehículo.

Conviene tener presente que en el momento en el que un coche es matriculado suele perder, aproximadamente, el 20% de su valor y cuando ha cumplido una década de vida, puede haber llegado a perder un 85% de su valor inicial.

¿Cuánto te costaría comprar un coche?

Al enfrentarse con el enésimo paso por el taller, es normal pensar en comprar un coche nuevo que no genere tantos quebraderos de cabeza. Un pensamiento lógico que debe ser meditado a conciencia para saber cuánto costaría un nuevo vehículo y si esa compra es lo más adecuado frente a una reparación. Para ello, sería aconsejable hacer cuentas en estos dos posibles escenarios en los que sí compensaría despedirse del viejo coche:

La ‘ruta del concesionario’ tiene los días contados: así comprarás tu próximo coche

Cuánto te cuesta su mantenimiento

Como ya hemos comentado, el coste de reparar una pieza del coche o de sustituirla por una nueva siempre será inferior a su valor venal (el precio del coche en el mercado en función de cual sea su antigüedad y su estado de conservación, entre otros). La clave está en el número de visitas al taller que nos vemos obligados a hacer. Por lógica, cuanto más viejo sea un vehículo, más arreglos necesitará… y más caros serán. No en vano, según Audatex (compañía encargada de valorar siniestros, averías y mantenimientos), es a partir del cuarto año cuando el coste de del mantenimiento de un coche se dispara:

El nivel de seguridad de tu coche

Al plantearse qué hacer con el coche, arreglarlo o sustituirlo por otro, la parte económica no es la única que tiene peso en esa decisión. Los sistemas de seguridad también juegan un importante papel y, evidentemente, los vehículos más antiguos no disponen de las medidas con las que sí están equipados de serie los nuevos.

Aunque parezca inverosímil, hay coches que, por edad, no tienen tantos airbags, ABS o el ESP (control electrónico de estabilidad), que es obligatorio desde 2011. A esto, hoy en día, hay que sumar sistemas complementarios como las advertencias de abandono de carril, las alertas de colisión o somnolencia o el controlador del ángulo muerto, entre otros. Por ello, si la falta de medidas de seguridad es relevante puede convertirse en el factor que decante la balanza hacia la compra de otro coche.

¿Qué es mejor: reparar tu viejo coche o comprar uno?

¿Cuánto contamina tu coche?

Tal y como está el panorama actual, las emisiones de un coche han ido adquiriendo un peso que antes no tenían. Las restricciones al tráfico que ya están presentes en algunas ciudades como Madrid o los protocolos anticontaminación han puesto en jaque a determinados vehículos considerados perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Evidentemente, los motores antiguos contaminan más que los de hoy, mucho más trabajados y eficientes. Corregir estos problemas de gases (y de consumo, no lo olvidemos) suele ser caro y, además, el mantenimiento del motor y de la transmisión será más elevado. De esta forma, si el viejo vehículo que está en nuestro garaje va a encontrarse con límites a la hora de circular y, además, va a suponer un gasto extra para el bolsillo del conductor… puede que un cambio sea recomendable.

Planes de futuro

Predecir el futuro se antoja imposible, pero sí es cierto que se pueden prever algunos cambios. Si el conductor tiene en mente aumentar la familia, ha cambiado de trabajo y los trayectos son más largos o atraviesan zonas con restricciones de tráfico o, simplemente, ha comenzado un nuevo hobbie para el que necesita un vehículo amplio y bien equipado… puede que una avería de este calibre le empuje a tomar la decisión de sustituir su coche. Eso sí, siempre y cuando el actual no cubra ahora o en el futuro estas necesidades y nuevos hábitos de vida.

Comparar coches nuevos, de stock, de kilómetro cero o de segunda mano

Si, finalmente, debido a las diferentes circunstancias, la elección más adecuada pasa por cambiar de coche, elegir el adecuado es complicado. Por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches de Rastreator no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y, sobre todo, de sus necesidades.