Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Comprar

Coches híbridos enchufables

28 Dic 2017

Comprar

Elena Sanz

De los 24 millones de coches que se venderán en Europa entre 2020 y 2030, 6,6 serán híbridos enchufables. El resto de la tarta se reparte entre gasolina (5,9), eléctricos (5), híbridos (4,4) y diésel (2,1). Teniendo en cuenta esto, ¿qué es un híbrido enchufable y qué los diferencia del resto?

Un año y una cifra: 2020 y 2,3 millones de unidades. Esta es la estimación que AlixPartners ha hecho sobre las ventas de coches híbridos enchufables y que ha comparado con el pronóstico realizado acerca de las matriculaciones de vehículos eléctricos para el mismo año: 300.000. Y es que, según esta consultora americana, el crecimiento más destacado entre 2020 y 2030 tendrá como protagonista a este tipo de coches. Incluso se atreve a señalarlos como los más vendidos cuando finalice la citada década: de los 24 millones de coches que se venderán en Europa, 6,6 serán híbridos enchufables, 5,9 millones estarán impulsados por motores de gasolina, 5 millones serán eléctricos, 4,4 corresponderán a los híbridos y el diésel caerá hasta los 2,1 millones.

¿Qué es un híbrido enchufable?

Los híbridos enchufables son vehículos de transición entre los coches de combustión (gasolina y diésel) y los eléctricos puros. Atendiendo a la definición básica, combinan dos o más motores alimentados con diferentes tipos de energía (eléctrica y la procedente de la combustión) y se pueden enchufar a una toma de corriente para recargar las baterías. De esta forma dejan de depender de la frenada regenerativa para poder contar con la energía necesaria para moverse en modo eléctrico.

 

Los híbridos convencionales, por su parte, tienen un motor de combustión interna (normalmente de gasolina) y uno o varios propulsores eléctricos que le complementan. No se enchufa nunca y la recarga de las baterías tiene lugar en dos momentos: cuando se circula a velocidad de crucero y cuando se hace una deceleración reteniendo el motor o aprovechando la energía de recarga de frenado. Así es como los híbridos desaprovechan menos energía y reducen el consumo entre un 30 y un 35% respecto a un coche convencional de similares características.

Hyundai Ioniq Enchufable

Con esto en mente, surge una pregunta inevitable: ¿cuál es el sentido de un híbrido enchufable? Reducir, aún más, el consumo y las emisiones respecto a los coches híbridos y, sobre todo, a los convencionales. Respecto a éstos, las cifras señalan que la reducción de ambos elementos puede oscilar, aproximadamente, entre un 65 y un 75%. Tomando como ejemplo el consumo de algunos modelos del mercado que figuran en la tabla, los consumos combinados homologados van de 1,5 a 2 litros cada 100 kilómetros mientras que los vehículos convencionales están entre los 5,5 y los 7. Eso sí, el conductor debe tener siempre presenta que estos números son los que facilitan los fabricantes y provienen de las pruebas de homologación. Por ello, no siempre se podrá alcanzar un consumo tan bajo porque las condiciones reales son diferentes.

 

Modelo
Potencia (CV)
Combustible
Consumo medio (litros)
Precio (desde)
Hyundai Ioniq
141
Gasolina
3,4
24.325 euros
Mini Countryman
224
Gasolina
2,1
38.200 euros
Audi A3 Sportback
204
Diésel
1,8
39.454 euros
Volkswagen Golf
224
Gasolina
2,1
40.683 euros
Kia Optima
205
Gasolina
1,6
42.000 euros
Volvo V60
231
Diésel
1,8
52.900 euros
BMW X5
313
Gasolina
3,3
75.650 euros

La autonomía de los híbridos enchufables

Cuando un conductor trata de cerca las nuevas alternativas de conducción (híbridos, híbridos enchufables, eléctricos o gas) hay un factor que predomina por encima del resto. Se trata de la autonomía. En el caso que nos ocupa, conviene tener presente que un híbrido enchufable ofrece la posibilidad de ser empleado de dos formas diferentes.

 

En primer lugar se puede conducir como un coche completamente eléctrico enchufándolo para recargar la batería cuando sea necesario. En este caso, la autonomía homologada por las diferentes marcas suele estar en torno a una media de 50 kilómetros. Eso sí, es una cifra que necesita un contexto: en función de cómo y por dónde se conduzca la autonomía real puede ser más baja.

 

En segundo lugar, son coches que se pueden emplear como un híbrido sin tener que conectarlos a la electricidad. En este caso, el consumo de combustible crecerá cuando la energía eléctrica con la que se ha recargado la batería se termine. Eso sí, también puede darse la situación inversa al caso anterior consiguiendo consumos inferiores a los de la homologación. Y es que si, por ejemplo, el conductor recorre los primeros 50 kilómetros en modo eléctrico y una vez agotadas las reservas de las baterías, conduce consumiendo gasolina, el gasto de combustible, lógicamente, será menor.

Mini Countryman Enchufable

Pros y contras de los híbridos enchufables

Si por algo se caracterizan los coches híbridos enchufables es porque tienen lo mejor de los eléctricos y de los coches de combustión. Al mismo tiempo, también tienen las cosas menos buenas de ambos mundos. Y es que la balanza de ventajas y desventajas de estos vehículos está bastante equilibrada.

 

Ventajas de un híbrido enchufable

En un vehículo todo en uno porque cubre todas las necesidades de cualquier conductor. Por un lado, en el día a día, puede circular en modo eléctrico. Por otro, ofrece la posibilidad de hacer viajes independientemente de la distancia que se planee recorrer ya que el uso del motor de combustión interna no le hará depender de una autonomía limitada.

En la ciudad se comporta como un coche eléctrico: no hay emisiones y no consumen combustible.

Fuera de los límites urbanos, el conductor tiene un híbrido: goza de toda la autonomía que le da el motor de combustión, pero registra unos consumos inferiores a los de un coche de diésel o gasolina gracias a la actuación del motor eléctrico en parte del recorrido.

Además, el híbrido enchufable no depende de una infraestructura de recarga pública y, por lo tanto, no supedita los desplazamientos a los puntos de conexión a la red.

Beneficios para el conductor

El impuesto de matriculación es gratuito y en el de circulación se puede ahorrar hasta un 75% dependiendo de cada ayuntamiento.

Existen ayudas por parte del Gobierno que incentivan la compra de este tipo de vehículos para reducir su precio de venta.

Los híbridos enchufables con una autonomía mínima de 40 kilómetros pueden aparcar gratis en zonas de estacionamiento regulado sin limitación horaria. Eso sí, deberán solicitar la autorización ‘Cero Emisiones’.

Tienen libre acceso a las Áreas de Prioridad Residencial (APR), siempre con la citada autorización.

Las medidas restrictivas de los protocolos de contaminación no les afectan: podrán circular por las calles y carreteras de la ciudad en la que estén.

Tienen la posibilidad de utilizar el carril Bus-VAO cuando viajen sin acompañantes.

Kia Optima enchufable

Desventajas de un híbrido enchufable

El precio de estos coches es superior al de uno convencional e, incluso, al de un eléctrico. Algo que no sólo les impide llegar al mercado de masas, también les saca del alcance de la mayoría de los consumidores.

Su autonomía eléctrica es escasa: unos 50 kilómetros de media según la homologación de las marcas y que para algunos usuarios puede resultar escasa.

La mecánica es compleja porque a los elementos de un motor de combustión a los que hay que sumar los de uno eléctrico. Por lo tanto, tiene más componentes, más riesgo de averías y sigue necesitando el mantenimiento periódico propio de un motor de combustión.

El peso de un híbrido enchufable es mayor que el de un convencional.

El espacio es menor porque se tienen que alojar más componentes, como las baterías. Lo habitual es restar volumen al maletero.

Las emisiones contaminantes siguen presentes.

Su continuidad en el mercado estaría supeditada al desarrollo e implantación de la infraestructura de recarga.

El futuro de los híbridos enchufables

Los híbridos enchufables nacieron para responder a la necesidad que generaba la escasa autonomía de los coches eléctricos puros. Se antojan como una tecnología de transición y parece que no formarán parte del escenario de la movilidad del futuro. Se enfrentan a un reto tecnológico y reglamentario en el que todos los actores implicados tienen algo que decir.

 

A esto también ayudaría que las marcas que han apostado por ellos lo han hecho con unos precios bastante elevados si se tiene en cuenta la media del mercado, algo que juega en su contra a la hora alcanzar volumen de ventas.

 

No es el único factor. Con el paso del tiempo y la llegada de los avances, los híbridos enchufables parece que han ido perdiendo terreno. Todo apunta a que este movimiento no se detendría porque dependen de la tecnología de las baterías. Éstas tienen, cada vez, más capacidad y una densidad energética mayor. A esto hay que añadir que los fabricantes están logrando que sean más ligeras y ocupen menos espacio.

 

Y, sobre todo, la autonomía de los coches eléctricos puros está creciendo hasta alcanzar las distancias que se asocian a los desplazamientos largos. De esta forma, el futuro de los híbridos enchufables dependería más del ritmo de crecimiento de la red de recarga y de las potencias que se puedan implementar para recuperar la energía de las baterías que son cada vez más grandes.

Comparar híbridos enchufables

Sea como sea, elegir un coche no es un proceso sencillo ni rápido. Para evitar dudas y con el objetivo de escoger el híbrido enchufable que mejor se adapte a las necesidades de cada conductor lo más aconsejable es comparar. Y para ello, la vía más sencilla es el comparador de coches nuevos de Rastreator.com. La forma más cómoda de aconsejarte y ayudarte a encontrar el vehículo perfecto.


Compara híbridos enchufables