Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Comprar

¿En qué se diferencia un todoterreno de un SUV?

10 Abr 2019

Comprar

Elena Sanz

Son muchos conductores los que se decantan por un SUV porque creen que tienen las mismas características y prestaciones que un todoterreno. Nada más lejos de la realidad. Te explicamos por qué no tienen nada que ver.

Con una cuota de mercado del 42% en 2018, los SUV son uno de los segmentos reinantes en el sector de la automoción. Su llegada no dejó indiferente a nadie y por lo tanto, no tardaron en surgir voces a favor y en contra de ellos. Sea como sea, cada vez más conductores se plantean comprar uno a la hora de cambiar de coche y en muchas ocasiones comenten algunos errores por el camino. No en vano, son muchos los que se decantan por este tipo de vehículos porque creen que tienen las mismas características y prestaciones que un todoterreno. Nada más lejos de la realidad. Y es que, resumiendo bastante, un SUV no deja de ser una evolución de un compacto más alta y más grande. Si tienes alguno en el radar y no quieres lamentarte a posteriori, te explicamos por qué no tienen nada que ver con un todoterreno.

¿Qué es un SUV?

Antes de hablar de los SUV, no está de más hacer las pertinentes presentaciones por si todavía queda algún despistado en la sala. Esas siglas responden a la denominación inglesa, Sport Utility Vehicle, que traducida al castellano significa Vehículo Utilitario Deportivo. Se trata de uno de los segmentos que más ha crecido en los últimos años y uno de los que mejores perspectivas de futuro tiene… teniendo en cuenta el decrecimiento de ventas que se experimentó en los últimos meses de 2018 y en los primeros de 2019.

Los datos nunca están de más, pero la pregunta es inevitables: vale, ¿qué es un SUV, también conocido como todocamino? Se podría decir que son coches que mezclan el carácter versátil de un compacto con el físico de un todoterreno. Siendo prácticos son vehículos aptos tanto para la ciudad como para vivir alguna ‘aventura’ fuera del asfalto. Eso sí, las comillas están ahí por algo: un SUV no es un 4×4 por mucho que hayan mejorado algunas de sus características como el diseño o su capacidad de carga.

Diferencias entre un todoterreno y un SUV

Las características de un SUV

Por otro lado, no está de más recopilar aquellas características propias de los todocamino que también son diferenciadoras.

¿Por qué un SUV no es un todoterreno?

Al hilo de lo anterior existen una razón básica por las que un SUV está lejos (muy lejos) de un todoterreno. En primer lugar, un 4×4 se caracteriza por tener tracción total y, en consecuencia, estar capacitado para circular por cualquier terreno y enfrentarse a cualquier escenario: barro, nieve, dunas… Sin embargo, un SUV puede estar equipado con tracción delantera, trasera o total e, incluso, hay algunos modelos que ni siquiera disponen de la última.

A esto hay que añadir la altura libre al suelo, es decir, el espacio que hay entre la parte más baja de un coche y la superficie. Bien es cierto que la de un SUV es superior a la de un compacto, pero en muchas ocasiones no es tan amplia como la de un todoterreno y, por lo tanto, es insuficiente cuando el terreno se antoja adverso.

¿Tú también quieres un SUV? Aquí tienes cinco que son, realmente, un SUV

¿Cuáles son las diferencias entre un todoterreno y un SUV?

Detrás de esas dos principales pinceladas, hay otras tantas características que diferencian un todoterreno y un SUV. No en vano, los primeros han sido concebidos desde siempre como un vehículo que se puede conducir en cualquier escenario por complicado que sea éste. Los 4×4 han sido pensados y diseñados para circular fuera del asfalto, es decir, por terrenos rurales, de montaña, desérticos, de nieve, etc. Todo aquel que tenga el adjetivo difícil asociado. Por ello, cuando uno imagina un todoterreno se imagina un coche cuadriculado, recio, duro, macizo, fuerte… y sí, con tracción total. Eso sí, no hay que olvidar que detrás de esa imagen se encuentran las verdaderas razones que lo diferencian de un SUV.

Tracción total

Como hemos comentado, prácticamente, todos los todoterrenos están equipados con tracción total. De esta forma, la potencia del motor se transmite a las cuatro ruedas a través de una caja de cambios que cuenta con una particularidad: la marcha reductora. Es una de las características más innatas y propias de los 4x4.

El chasis y la altura libre al suelo

Otra de las características intrínsecas de los todoterrenos es la altura libre al suelo. Como os comentábamos antes, se trata del espacio que separa el chasis de la superficie y en este tipo de vehículos es clave debido a los terrenos por los que se suelen mover.

Al hablar de la altura es inevitable hablar del chasis. El de los 4x4 se caracterizan por ser rígido y tener la siguiente distribución: largueros longitudinales y transversales dispuestos en forma de escalera sobre las que se coloca la carrocería, que irá anclada o, incluso, atornillada.

Este planteamiento tiene como objetivo conseguir que el todoterreno sea lo más robusto y fuerte posible para poder enfrentarse con garantías a una conducción sobre terrenos completamente irregulares, que implican torsiones extremas y maniobras en las que alguna de las ruedas se puede quedar en el aire momentáneamente.

Diferencias entre un todoterreno y un SUV

La caja reductora

Las diferencias entre los todoterrenos y los SUV también están marcadas por la caja de cambios reductora o transfer. Su principal función se puede intuir a través de su denominación: aumenta el número de marchas del 4x4 y lo hace reduciendo las que ya hay en la caja de cambios. De esta forma, el todoterreno tendrá una segunda gama de velocidades que serán mucho más cortas que las normales; así es como el 4x4 obtendrá la potencia máxima con la mínima velocidad.

En algunos casos (los menos), la forma de activar la reductora es a través de una palanca que está ubicada al lado del cambio de marchas. Hoy en día y gracias a los constantes avances, lo habitual es que se haga de forma electrónica mediante un botón.

Su comportamiento en carretera

Un todoterreno está pensado para todo aquello que suceda más allá del asfalto. Por ello, la conducción en carretera se convierte en su talón de Aquiles debido a que, por ejemplo, su frenada es peor, en el paso por curva y en los giros son algo torpes y tienen muchas inercias al frenar o al coger una curva. Son consecuencias inevitables de su diseño. No en vano, en el otro lado de la balanza se encuentran los SUV que son más fáciles de manejar en carretera porque pesan menos, son más ágiles y más cómodos, entre otras características.

Comparar todoterrenos y SUV

Elegir el coche perfecto para cada conductor es complicado y por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches nuevos de Rastreator no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y, sobre todo, de sus necesidades.