SEAT León

2016 - Actualidad

vs

VOLKSWAGEN Golf

2017 - Actualidad

SEAT León vs VOLKSWAGEN Golf

Resumen

21.000 €

Precio

21.321 €
4

Habitabilidad

4
Compacto

Estilo

Compacto

Características principales

5

Puertas

3
5

Plazas

5
Tracción delantera

Tracción

Tracción delantera

Características técnicas

428,2 cm

Largo

425,8 cm
181,6 cm

Ancho

179,0 cm
145,9 cm

Alto

149,2 cm
1.197 kg

Peso en vacío

1.216 kg
380 l

Maletero

380 l

Motor y prestaciones

999 cm³

Cilindrada

999 cm³
115 CV

Potencia

115 CV
200 Nm

Par máximo

200 Nm
195 km/h

Velocidad punta

196 km/h
9,8 s (0-100 km/h)

Aceleración

9,9 s (0-100 km/h)

Emisiones y consumo

00332065

Homologación

00332065
109 g/km

Emisiones CO2

109 g/km
5,6 l/100 km

Consumo Urbano

5,9 l/100 km
4,2 l/100 km

Consumo Extraurbano

4,1 l/100 km
4,8 l/100 km

Consumo Combinado

4,8 l/100 km

Seat León vs Volkswagen Golf

El primero empezó a fabricarse en 1999 y ya suma tres generaciones, el segundo vio la luz por primera vez en 1974 y acumula siete. Uno presume de ser el coche más vendido de España con 35.316 unidades en 2017, el otro le sigue de cerca desde la séptima posición con 28.511. La pelea entre el SEAT León y el Volkswagen Golf es la de dos coches que saben que su enemigo duerme en la habitación de al lado. Pertenecientes a la misma familia, comparten genética y se ubican dentro de un segmento en el que la competición por el trono está más que reñida. Recreamos, una vez más, una de las batallas que más se repite entre los compactos.

 

 

Exterior

Diseño

De un primer vistazo, el diseño del SEAT León llama la atención por un detalle: se ha vuelto más tradicional si lo comparamos con las generaciones previas. Es algo que se percibe en sus líneas, más rectas y angulosas, y en el ‘wedge design’ (diseño en cuña), que aparece levemente. Una dirección marcada por el ritmo que impera en el segmento de los compactos. La nota discordante la ponen los faros en la parte delantera y los pilotos en la trasera: las luces LED aportan el toque de originalidad que Seat le ha dado al diseño del León.

El Golf, como ya es tradicional, ha introducido muy pocas novedades en su diseño si se compara con la generación previa (la sexta) o con la anterior a ésta (la quinta). Y es que esta innovación pausada en la línea estética es parte de su identidad. Una característica que, aunque no lo parezca, juega a su favor; es una prueba de saber adaptarse a su condición de compacto.

SEAT León

Carrocerías y versiones

Al hilo de esto, conviene hablar de las carrocerías de ambos modelos. Tanto el León como el Golf ofrecen la posibilidad de elegir entre un coche de tres o de cinco puertas.

En cuanto a las variantes del León, SEAT ha dispuesto una gama limitada, pero suficiente con el SC (tres puertas), el ST (familiar), el X-Perience, con tracción 4x4, y la versión más deportiva: el Cupra. De momento, esta opción sigue vigente, pero conviene tener presente que SEAT ha hecho de Cupra una marca en sí misma y se prevé que beba de los modelos de la compañía española teniendo en cuenta que ya se ha desvelado el Cupra Ateca.

Sin embargo, las alternativas en el caso del Golf son más numerosas. Éstas van desde la versión Cabrio (descapotable) hasta la Sportsvan (monovolumen) pasando por las dos alternativas familiares: Variant y Alltrack, ésta última con tracción a las cuatro ruedas. A todo esto hay que añadir la opción eléctrica, el e-Golf, el híbrido enchufable, GTE, y los deportivos Golf GTI y R, éste con 300 caballos.

Volkswagen Golf

Tamaño

Prestando más atención al aspecto exterior y en concreto a sus medidas, el León sí que diferencia entre la carrocería de tres puertas y la de cinco. La longitud y la batalla (distancia entre el eje delantero y el trasero) de la primera de las alternativas son un poquito más cortas, pero el ancho y la altura permanecen inalterables.

El Golf, por su parte, no hace distinciones entre una y otra carrocería. Tanto la de tres puertas como la de cinco tienen el mismo tamaño. Unas medidas que al compararlas con el León más pequeño nos dejan ante un coche más largo (11 mm), con una batalla mayor (21 mm), pero más estrecho (20 mm) y un poco más bajo (6 mm). Las cosas cambian cuando el compacto de Volkswagen se enfrenta al de SEAT con una carrocería de cinco puertas. En este caso, el último resulta ser más largo (24 mm), más ancho (14 mm), más bajo (6 mm) y con más batalla (14 mm).

Interior

Hechas las presentaciones, es hora de conocerse en profundidad y para ello, lo mejor es ir por partes. En el caso del León y del Golf de tres puertas, las diferencias en el acceso al habitáculo interior son mínimas. La batalla del primero es 21 mm más corta y puede parecer que un par de centímetros es algo apenas apreciable, pero dentro de un coche es la delgada línea entre viajar bien y viajar holgadamente.

SEAT León

El habitáculo

En el caso de la carrocería de cinco puertas, ambos saben cómo aprovechar el espacio interior aunque cada uno lo ha hecho a su manera. Dentro del León, la habitabilidad es mejor para los pasajeros que ocupan las plazas traseras. Sin embargo, Volkswagen ha sabido explotar la capacidad centrándose en la comodidad de la parte delantera.

Respecto al maletero, éste cuenta con las mismas medidas en cualquiera de los dos modelos: 380 litros. Una capacidad que aumenta con la posibilidad de abatir los asientos de manera asimétrica: 1/3-2/3.

Volkswagen Golf

Acabados

Una vez más, la distancia entre uno y otro es mínima pero suficiente para marcar las diferentes. Tanto SEAT como Volkswagen han apostado por un diseño suave para el interior de sus compactos, especialmente en la zona del salpicadero, donde no faltan huecos para que todo esté en su sitio.

Los acabados y materiales son firmes y resistentes mientras que los acoples se caracterizan por su exactitud y su minuciosidad, una combinación que da como resultado un buen nivel de calidad. Esto se traduce en una adaptación del coche a la persona prácticamente perfecta. ¿Dónde residen, entonces, las diferencias? En la apariencia y en la percepción: el Golf roza el escalón Premium y el León se queda por debajo.

SEAT León

Conectividad

Sin perder de vista el salpicadero, la atención se la lleva la conectividad. En el caso del León con un sistema multimedia digital estrenado no hace mucho y todavía por afinar ya que su tacto es menos fino que en el Golf. Y es que en este aspecto, Volkswagen va un paso por delante.

Su oferta de sistemas multimedia es más variada y va de la mano de los diferentes acabados que se pueden elegir. Como es lógico, cuanto mayor sean, más grande será la pantalla: 6,5, 8 o 9,2 pulgadas. Merece la pena prestar atención a la última de las opciones. No sólo es la más grande, también es de cristal e incorpora el sistema Discover Pro con una interfaz de usuario que incluye control gestual para algunos procesos, como cambiar la emisora de la radio.

Finalmente, en el aparatado de las aplicaciones ambos son compatibles con Android Auto, Apple Car Play y Mirror Link, entre otras. Dentro de las particularidades de cada uno, el Golf incluye Car-Net, un acceso remoto a algunas funciones del vehículo como su apertura, la e-Call, las alertas de velocidad, etc. El León, por su parte, tiene previsto agregar Alexa, el servicio de voz interactivo de Amazon.

Volkswagen Golf

Seguridad

En las pruebas de seguridad llevadas a cabo por la EuroNCAP, el León y el Golf admiten pocas dudas al respecto. Tanto el compacto de SEAT como el de Volkswagen han obtenido la máxima puntuación posible: cinco estrellas. Una cifra que refleja perfectamente el nivel de los elementos de seguridad activa y pasiva que integran ambos.

Motor

León y Golf comparten una de las plataformas más conocidas en el Grupo Volkswagen, la MQB, así como algunas motorizaciones y transmisiones. Eso sí, esto no quiere decir que no existan diferencias entre las mecánicas de uno u otro.

SEAT León

SEAT León

El SEAT León ofrece la posibilidad de ser equipado con 18 motores diferentes entre los que se incluyen los TDI Common Rail de hasta 184 CV o los correspondientes a la versión Cupra. Además, existe una alternativa más respetuosa con el medio ambiente: el León 1.4 TGI de 110 CV impulsado por Gas Natural Comprimido (GNC). Finalmente, todos pueden incorporan cajas de cambio DSG con seis o siete marchas, siempre y cuando no sean los motores de acceso a la gama.

Esta oferta de mecánicas tiene colores para todos los gustos. Las opciones más modestas son las correspondientes al modelo de tres puertas: el 1.2 TSI de 110 CV (gasolina) y el 1.6 TDI de 90 o 115 CV (diésel). Mientras que las más potentes corresponden a aquellos SEAT que incorporan la denominación Cupra con motores 2.0 TSI de hasta 310 CV en el caso del Cupra R.

Para aquellos que quieran más, la marca española tiene a disposición del conductor tres motores de gasolina: un 1.4 TSI de 125 CV, un 1.4 TSI ACT de 150 CV y posibilidad de desconectar dos cilindros para reducir consumos, y un 1.8 TSI de 180 CV. En cuanto al diésel, existe el mismo número de opciones: un 1.6 TDI de 115 CV, y dos 2.0 TDI, con potencias de 150 CV y 184 CV.

Volkswagen Golf

Volkswagen Golf

La propuesta que Volkswagen pone sobre la mesa destaca por su amplia variedad tanto en las versiones de diésel (TDI) como en las de gasolina (TSI). Eso sí, en lo referente a esta última, la oferta se reduce cuando se trata de la gama de acceso y la media ya que sólo hay tres motores disponibles.

Estudiando las opciones en función del tipo de combustible, el Golf de gasolina incorpora motores que van desde los 110 CV de la versión básica hasta los 310 CV del GTI Clubsport S. En lo que respecta al diésel, el punto de partida es el mismo, 110 CV, pero el techo llega con los 184 CV del GTD.

Igual que ocurre con los Cupra en SEAT, las tres versiones de la gama deportiva del compacto de Volkswagen merecen una mención aparte. El GTI cuenta con dos variantes del 2.0 TSI, una de 230 CV y otra de 245 CV, mientras que el Golf R incorpora un 2.0 TSI de 310 CV con cambio DSG de siete marchas y tracción integral.

En el capítulo de novedades que han llegado de la mano de la última generación del Golf (2017), destacan un par: el nuevo motor de cuatro cilindros 1.5 TSI EVO con 150 CV equipado con la desactivación de cilindros cuando no se acelera y la caja de cambios automática de doble embrague DSG de siete velocidades que sustituye a la de seis.

Finalmente, conviene tener presente que existen dos alternativas a los motores de combustión: el e-Golf y el Golf GTE. El primero de ellos es un coche eléctrico y el segundo, un híbrido enchufable (PHEV) de 204 CV.

Al volante

SEAT León

SEAT León

Cuando uno se pone al volante del León, se encontrará con un coche ligero, dinámico, enérgico y lleno de viveza. Algo que sentirá a través de una dirección precisa y rápida, un par de características que debe a su puesta a punto. SEAT ha hecho una apuesta deportiva para deleite de aquellos a los que les gusta conducir y disfrutan cada tramo de la carretera.

Una vez en marcha, tiene muy buen agarre y los frenos aguantan bien cualquier tipo de conducción. La amortiguación responde perfectamente, sobre todo en el paso por curva teniendo en cuenta el aire deportivo del coche. En el caso de aquellos modelos que cuentan con la opción adaptativa, podrán disfrutar de una conducción aún más cómoda, inmediata y natural. Algo que se acentúa en el modo deportivo. Respecto a la insonorización del vehículo, SEAT ha sabido hacerlo bien para mitigar tanto el sonido de la versión diésel como la de gasolina sin olvidar el de la rodadura o el aerodinámico.

En el capítulo de números y hablando siempre de las versiones de acceso, el León acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos llegando a una velocidad máxima de 194 km/h. En lo que respecta a consumos, las cifras oficiales señalan un consumo de 6,1 l/100km en ciudad, de 4,2 l/100km en carretera y de 4,9 l l/100km en el mixto. Finalmente, las emisiones son de 114 g/km.

Volkswagen Golf

Volkswagen Golf

Ponerse al frente de un Golf es conducir un buen coche. Un modelo que ha sabido adaptarse a los cambios de ritmo, de moda y de tiempos. Un vehículo que sería como aquellos estudiantes modélicos presentes en todas las clases de los colegios que sacaban sobresalientes en todo, pero no destacaba con ninguna matrícula de honor.

Igual que sucede con el León, cuenta con una dirección fina y minuciosa, pero es menos directa que el modelo firmado por SEAT. No en vano, conviene recordar que su puesta a punto es la de un coche predecible con reacciones suaves dejando a un lado el aire deportivo que sí tiene su rival. La aceleración del Golf, por otro lado, se antoja algo elevada si se compara con su potencia.

En cuanto a la suspensión, ésta cuenta con una firmeza normal pero más que válida para hacer que conducir el Golf sea una experiencia cómoda en todo tipo de superficies. Además, se trata de un coche bastante silencioso. Un punto que han mejorado respecto a las generaciones anteriores, sobre todo en las versiones de gasolina ya que en las de diésel aún existe cierto margen de mejora. A pesar de ello, la contaminación acústica es mínima, prácticamente, a cualquier velocidad.

Respecto a los números del Golf en sus modelos de acceso a la gama, presume de una aceleración de 0 a 100 km/h calcada a la del León: 9,9 segundos. La diferencia viene marcada por una velocidad máxima un poquito superior: 196 km/h. En el apartado de los consumos, el oficial en ciudad es de 5,9 l/100km mientras que fuera de ella es de 4,1 l/100km y el mixto se queda en 4,8 l l/100km. Son, por lo tanto, más bajos que los del León. Una situación que también se repite con las emisiones: 109 g/km.

El precio

A la hora de hacer real la compra de uno u otro, las diferencias saltan a la vista más que en cualquiera de los aspectos anteriores a pesar del precio de partida de cada uno: el León está disponible desde 19.270 euros y el Golf arranca en los 20.393. Las distancias empiezan a ser notables cuando se ponen frente a frente con un motor y un equipamiento semejante, algo que no ocurre con los modelos de acceso. En este escenario, el compacto de SEAT es, de media, 2.500 euros más barato. Una cantidad que se dispara cuando el conductor se decanta por versiones más potentes; no en vano puede llegar a ser de 9.000 euros.

Es algo que se aprecia mejor con un ejemplo: el León y el Golf con motor de 1.5 litros, 150 CV y una diferencia de precio de entre 6.000 y 7.000 euros.

Comparar el León y el Golf

Si a la hora de escoger tu nuevo coche la decisión está entre el Volkswagen Golf y el SEAT León, no será una decisión sencilla. Para evitar dudas y con el objetivo de decantarse por el vehículo que mejor se adapte a tus necesidades como conductor, lo más aconsejable es comparar todas las versiones de uno y otro. Contar con una herramienta que lo agilice es muy útil. El comparador de coches de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda en algo sencillo, rápido y entretenido, también ayuda a cada conductor a elegir el modelo perfecto.