Cómo

Todo lo que necesitas saber antes de comprar un coche nuevo

18 Feb 2020

Cómo

Redacción Rastreator

La compra de un coche nuevo es una importante inversión en la que hay que sopesar muchas variables. Lo primero en lo que solemos fijarnos es en la potencia, el consumo y el precio, pero hay muchos más aspectos a los que prestar atención como tamaño, accesorios, autonomía o tecnología de propulsión. Asimismo, hay que tener en cuenta todo el papeleo que habrá que realizar para tener el vehículo en regla.

¿Qué uso le vas a dar al vehículo?

Lo primero que debes hacer al evaluar qué coche comprar es sopesar tu estilo de vida y el uso que le vas a dar al vehículo. Los automóviles son productos caros y con una vida larga, de entre 10 y 15 años de media, por lo que no sólo hay que pensar en las necesidades de movilidad actuales, sino también en las de la próxima década. ¿Prevés ampliar la familia? ¿Seguirás usando el coche a diario en unos años? ¿Tendrás que hacer largos trayectos de forma habitual en el futuro?

Una vez respondidas estas cuestiones, uno de los aspectos que deberían primar en la elección de tu vehículo es la comodidad. Y es que es muy importante que resulte práctico para tus desplazamientos. Esto implica, por ejemplo, buscar un coche de dimensiones reducidas si te vas a mover por ámbitos urbanos de forma habitual o un automóvil amplio y con cinco puertas si tienes una familia numerosa.

Financiar la compra de un coche: multiopción

El motor y, por supuesto, la potencia

Otro aspecto de suma importancia al comprar un coche en 2020 es su tecnología de propulsión. Los coches híbridos y eléctricos siguen siendo algo más caros que los de gasolina o diésel, pero también son los únicos para los que el Gobierno nacional y las autonomías prevén ayudas económicas. Además, si vas a usar tu vehículo en grandes ciudades debes tener en cuenta las restricciones que ya existen (como Madrid central) o las que se prevén a medio plazo y para las que necesitarás que tu automóvil tenga la etiqueta ECO, que sólo están disponibles en algunos coches con motores de carburantes.

No obstante, el gran problema de los coches eléctricos, además de un precio más elevado, sigue siendo su autonomía. Por lo que, si vas a hacer desplazamientos interurbanos largos de forma habitual, la mejor opción sigue siendo un automóvil híbrido o de gasolina.

En cuanto a la potencia, también es recomendable evaluar si realmente vamos a necesitar tantos caballos para nuestros desplazamientos. Ten en cuenta que cuanta más potencia tenga el motor, más consume. Por lo general, los caballos necesarios para que un coche funcione sin limitaciones son 90 CV para los urbanos, 120 CV para los SUV y berlinas medianos y 150 CV para SUV y berlinas grandes.

¿Qué accesorios necesitas?

Por último, piensa en los accesorios que realmente te serán útiles y aquellos que no son más que un lujo sin mayores beneficios. Porque a veces gastamos mucho dinero en complementos que apenas usaremos.

Antes de comprar: prueba el coche

Una vez has investigado los diferentes modelos que se ajustan a tus necesidades, es una buena idea pedir a un concesionario cercano que te deje probarlo. Así podrás evaluar si la conducción te resulta cómoda, el tamaño adecuado a tus necesidades reales de una forma práctica y todas sus características acordes a tus exigencias.

¿Qué documentos necesitas para realizar la compra?

El papeleo para la compra de un coche nuevo es mucho más sencillo que el necesario en una compraventa de un vehículo usado. Por lo general, el concesionario se encarga de lo más arduo, que es la matriculación. Una vez hayas realizado el pago por el vehículo y te lo entreguen, asegúrate de que con él te dan el permiso de circulación, la tarjeta de la inspección técnica, la garantía y la factura de compra.

Por otra parte, en tus manos quedará el pago del impuesto de circulación, que tendrás que abonar en el ayuntamiento de tu localidad. Esta tasa es anual y su importe varía en función del municipio, aunque en la mayoría de ellos hay descuentos para automóviles eléctricos o híbridos.

Por último, tendrás que contratar un seguro para el coche. Ten en cuenta que la ley obliga a que el vehículo tenga al menos una cobertura básica, por lo que si no cumples con este trámite y circulas sin seguro te enfrentarás a cuantiosas multas.