Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Cómo

Cómo elegir motor

29 Jun 2018

Cómo

Elena Sanz

Comprar un coche es un proceso largo en el que el conductor se toma su tiempo. Es lógico porque hay mucha información que recopilar para encontrar el vehículo que mejor se adapta a sus necesidades. En este análisis siempre surgen dudas y no es fácil responderlas. Por ello, hemos recopilado y respondido las preguntas más frecuentes sobre el elemento clave del coche: su motor.

Cuando llega el momento de cambiar de coche y comprar uno nuevo, el conductor tiene que hacer frente a una cantidad ingente de información. En muchas ocasiones no sabe cómo filtrarla o analizarla, principalmente, por falta de conocimiento. Es algo que ocurre habitualmente con la parte mecánica de un vehículo: el motor es el ‘core’ y la elección del adecuado es clave. ¿Cómo acertar cuando se escapan conceptos como compresor, turbocompresor, downsizing, cadena o correa? En Rastreator analizamos las dudas más frecuentes sobre algunos de los elementos que hay que tener en cuenta para tomar la decisión adecuada sobre el motor de tu próximo coche.

Combustible: ¿diésel o gasolina?

Hay preguntas que son inevitables. ¿Diésel o gasolina? es una de ellas que, incluso, se acentúa cuando hablamos de lo que hay que tener en cuenta para escoger motor. Los pros y los contras de uno y otro se han analizado hasta la saciedad, pero nunca está de más recordar las características de ambos para que la elección sea la correcta.

Los motores de gasolina son, técnicamente, más sencillos, su fiabilidad es mayor, proporcionan más confort en la conducción porque reducen el nivel de vibraciones y ruidos y, además, son más baratos. ¿En su contra? El consumo es mayor.

Los diésel, por su parte, han ido puliéndose con el paso del tiempo y hoy en día la distancia respecto a los de gasolina se ha reducido. Aún así, su fiabilidad es algo menor, son algo más incómodos debido a las vibraciones y al ruido del motor y el precio suele ser más alto. A su favor tienen que responden mejor cuando las revoluciones son bajas y no superan las 3.000 por minuto, y que consumen menos.

Cómo elegir motor

Potencia

Algo que hay que tener muy claro cuando se compra un coche es qué se necesita realmente, qué uso se le va a dar y el tipo de conducción. Haciendo este análisis se puede estimar el número de caballos que se precisan. Un conductor que viaje solo requerirá una potencia, mientras que aquel que emplee el coche para ir a trabajar todos los días y viajar con la familia va a demandar algo diferente.

Obviamente, cuanta mayor potencia tenga el coche, mejor respuesta tendrá en cualquier escenario. Al mismo tiempo hay que tener presente que esta característica tiene consecuencias: un mayor mantenimiento, sobre todo en lo que respecta a neumáticos y frenos, y un precio más elevado.

Acertar con el cálculo se antoja complicado. Por ello, lo más aconsejable es pasarse de caballos antes que quedarse corto. Otra opción pasa por contar con una reserva de potencia, que ayude al conductor en momentos puntuales. Y si todavía quedan dudas, esta tabla orientativa puede dar respuestas a los posibles interrogantes.

 

Segmento
Potencia mínima recomendada
Micro
70 CV
Compacto
120 CV
Cabrio
130 CV
Coupé
130 CV
Berlina
150 CV
Familiar
140 CV
SUV
140 CV
Todoterreno
120 CV
Monovolumen
130 CV
Cómo elegir motor

Turbo o atmosférico… sin olvidar la sobrealimentación

Como su propio nombre indica, en un motor atmosférico el aire llega hasta sus cilindros cogiéndolo de la atmósfera. Cuando se trata de un turbo, el aire que se inyecta a presión con una turbina procede de los gases de escape. En el caso de este último, el rendimiento es más alto y el consumo podría ser más bajo. A priori parece la opción más recomendable, pero el conductor debe tener en cuenta que siempre será más sensible porque tiene más partes y responderá un poquito más lento.

Si, finalmente, la opción elegida es un motor turbo, le conductor tendrá que tener presente algunos conceptos más: ¿fijo o variable? ¿compresor o turbocompresor?

Turbo fijo o variable

El turbo puede ser fijo o variable. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? El segundo regula la cantidad de gases de escape que pasan por la turbina y, como consecuencia, la presión que genera el propio turbo. Sus efectos más notables son una respuesta más progresiva y un mejor rendimiento.

Sobrealimentación: compresor o turbocompresor

Otro término que hay que tener en cuenta si el turbo es el elegido es la sobrealimentación. Con ella se introduce una cantidad extra de aire en los cilindros para mejorar la eficiencia de la combustión. Hay dos tipos: compresor y turbocompresor.

  • Compresor: es un componente cuya misión es hacer girar sus aspas con la fuerza del cigüeñal al que, normalmente, está unido con una correa dentada.
  • Turbocompresor: es un elemento que se activa con la fuerza que producen los gases de escape y, al contrario que el compresor, no está unido al motor de forma mecánica. Su gran virtud es la alta eficiencia que reporta y que le ha convertido en el más usado y también en el más recomendable.

Cilindrada

Sobre el papel la lógica señala que cuanto mayor sea la cilindrada de un motor, mayor será su consumo, pero mejor será su respuesta y su fiabilidad. Obviamente, funcionará más desahogado que una mecánica que tenga la misma potencia, pero menos cubicaje.

Con esta premisa en mente, hay que volver a pensar en el primer punto: ¿qué potencia necesita realmente el conductor para su vehículo? Lo más adecuado es buscar el justo medio, es decir, un nivel aceptable. Y en este caso, lo recomendable es decantarse por un motor turbo debido a una simple razón: las, cada vez más restrictivas, leyes anticontaminación.

Por otro lado, conviene tener presente el ‘dowsizing’. Esta tendencia ha conseguido que motores pequeños alcancen potencias inconcebibles para su tamaño. No en vano, con la misma cilindrada logra, de media, un 35% más de potencia y consumos, en teoría, más bajos.

Cómo elegir motor

Número de cilindros

El número de cilindros también es importante. A mayor número, el propulsor tendrá menos vibraciones y mejor comportamiento porque será más progresiva. ¿Cuál es el inconveniente? El consumo será mayor.

Lo más usual es decantarse por un motor con cuatro cilindros, son lo más habituales en el mercado del motor porque a partir de ese número, no sólo sube el consumo, también el precio del vehículo. Eso sí, hay otras alternativas igual de válidas. El paso del tiempo ha refinado las mecánicas con tres cilindros y hay marcas que usan motores de dos, perfectos para la ciudad.

Posición de los cilindros

Dentro del motor, los cilindros pueden estar colocados de tres maneras diferentes: en línea, en uve y opuestos.

  • En línea: es la disposición más frecuente que se emplea en los motores de cinco o menos cilindros, pero alguno de seis también puede usarla. Su gran ventaja es el poco espacio que ocupan.
  • En uve: es la distribución elegida por aquellos vehículos que tienen motores con muchos cilindros. La razón es simple: consigue un funcionamiento más suave compensando y equilibrando las inercias.
  • Opuestos: son los empleados en motores bóxer y, la verdad, es que son un rara avis debido al gran espacio que ocupan. Por esta misma razón suelen estar presentes en coches grandes o en deportivos porque debido a su forma ayudan a que el centro de gravedad esté más bajo y mejora el comportamiento del vehículo. Un buen ejemplo de ello son Subaru y Porsche.
Cómo elegir motor

Downsizing

Recuperando la información sobre los motores con turbocompresor, es necesario pararse en un concepto ligado a ellos: el ‘downsizing’. Se trata de una técnica en la que se asocia un motor de cilindrada baja a este elemento para incrementar el rendimiento y la eficiencia. La explicación se entiende mejor con un ejemplo: antes con un 2.0 litros se lograba 130 CV y ahora, con el ‘downsizing’, se consigue con un 1.6.

Como todo, tiene puntos a favor: al tener una cilindrada menor, las cifras medias de consumo serán menores. Y también en contra: son muy sensibles a las formas del conductor al volante. Por ello, son adecuados para aquellos usuarios que se caractericen por una conducción suave y relajada.

¿Cadena o correa de distribución?

Hay algunos motores que incorporan correa de distribución. Es imprescindible para su funcionamiento y su misión es dirigir el movimiento entre el cigüeñal y las válvulas. Es más barata que la cadena y da la oportunidad de diseñar motores más flexibles porque puede activar mecanismos periféricos. Dada su importancia hay que cuidarla y cambiarla, manos o menos, cada 120.000 kilómetros porque su rotura puede causar una de las averías más graves: afectaría al motor porque éste chocaría con los pistones.

La cadena, por su parte, cumple las mismas funciones, pero no hay que sustituirla. A esto hay que añadir que se rompe menos y cuando comienza a fallar avisa porque la distribución suena rara. En su contra juega el coste de cambiarla, en caso de necesitarlo. Teniendo en cuenta esto, todo apunta a que la mejor opción pasaría por un motor con cadena.

Cómo elegir motor

Stop and start

El sistema ‘stop and start’ detiene el motor cuando el coche se para y lo activa cuando el conductor pisa el embrague o levanta el freno. Su funcionamiento repercute directamente en el consumo y en la contaminación del coche, reduciendo ambos. A pesar de los avances que ha supuesto, también tiene algunas desventajas: incrementa la probabilidad de sufrir una avería en los elementos que entran en juego en la puesta en marcha del motor y necesita una batería más grande de lo usual. Con una visión global de él, resulta apropiado para aquellos conductores que se muevan mucho por la ciudad, un escenario en el que se podrán beneficiar de las ventajas del ‘stop and start’.

En el caso de los turbo no termina de ser la mejor opción porque después de conducir a velocidades altas, se recomienda mantener el motor al ralentí brevemente… y el sistema ‘start and stop’ no lo permitiría. Por otro lado, los turbocompresores de nueva generación incorporan sistemas de refrigeración por agua que funcionan, incluso, con el motor detenido.

Comparar coches

A la hora de escoger tu nuevo coche surgirán dudas ya que no es una decisión ni sencilla ni rápida. Con el objetivo de escoger el que mejor se adapte a las necesidades de cada conductor lo más aconsejable es comparar. Contar con una herramienta que lo agilice es muy útil. El comparador de coches de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda en algo sencillo, rápido y entretenido, también ayuda a cada conductor a elegir el modelo perfecto en función de sus gustos y, sobre todo, de sus necesidades.


Compara coches