Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Cómo

Cómo cuidar el coche después del verano

18 Sep 2018

Cómo

Elena Sanz

El verano no sólo hace estragos en tu rutina, también en la de tu coche. Después de unos meses en los que se recorren más kilómetros de lo habitual, es necesario volver a la normalidad. Te damos algunos consejos para ello y, sobre todo, para mantenerlo a punto.

El verano es uno de los momentos del año en los que más kilómetros recorremos y nuestro coche también necesita volver a la rutina. Por ello es recomendable seguir algunas pautas para recuperar la normalidad y, sobre todo, para intentar mantener el vehículo como nuevo.

Las altas temperaturas, los cambios en el clima, el paso por la playa o por la tierra sin olvidar el mayor nivel de tráfico en los sitios más turísticos tienen consecuencias sobre el coche y algunas de ellas pueden generar dolorosos imprevistos para el bolsillo del conductor. Además de una revisión general, hay consejos que el conductor puede poner en práctica por sí mismo sin necesidad de una gran inversión. Estos son algunos de ellos.

¿Cuántos kilómetros has hecho?

En verano el número de desplazamientos, tanto los cortos como los largos, aumenta de forma considerable: por ejemplo, en 2018 crecieron un 2% hasta los 89,3 millones. Por ello, al acabar este periodo en el que somos más propensos a coger el coche, es recomendable comprobar cuántos kilómetros se han recorrido para saber los que faltan hasta la próxima visita al taller. Es más, si no queda mucho, lo más adecuado pasa por concertar una cita para evitar imprevistos.

Imagen adjunta

Examinar los neumáticos

Según la DGT, el 13% de las averías que se producen en la carretera tienen que ver con los neumáticos y aunque el mayor desgaste se produce en la ciudad por el tipo de conducción, el verano no pasa en balde por las ruedas de un coche.

Después de los meses estivales, lo más recomendable es revisar su estado para comprobar la presión (algo que siempre hay que examinar antes y después de un viaje), el nivel de desgaste, deformaciones e irregularidades. Éstas pueden ser consecuencia de la circulación por terrenos a los que el vehículo no está acostumbrado como una playa recóndita. Además de prestarles atención, hay que echar un vistazo al propio dibujo y a las gomas para repasar que no haya grietas o que no se hayan cuarteado.

Finalmente, además de los neumáticos, conviene comprobar el estado de las llantas porque éstas también se pueden deformar en función de los distintos tipos de terrenos transitados.

Revisar el nivel de los líquidos

El mayor número de kilómetros recorridos en verano y las altas temperaturas de este periodo pueden causar la evaporación de algunos líquidos. Por ello, lo más adecuado es revisar los niveles de todos (anticongelante, frenos, limpiaparabrisas…) poniendo especial énfasis en el aceite. La exigencia de éste durante el verano es mayor debido a los desplazamientos, sobre todo los largos, y al calor. Este examen servirá, al mismo tiempo, para reparar posibles fugas que hayan tenido lugar en alguno de los viajes veraniegos.

Comprobar las luces

Las luces son uno de los elementos a los que hay que prestar atención tras el periodo estival y no sólo hay que echar un vistazo a las exteriores, también hay que comprobar que las interiores están en buen estado para evitar fallos y problemas. Además de su correcto funcionamiento, es necesario revisar su altura ya que en varano se suele conducir con más carga de la habitual y esto puede desnivelarlas.

Teniendo en cuenta que los días son cada vez más cortos, tener una o más luces fundidas puede convertirse en un inconveniente y ser causa de sanción. Llevar un faro o las luces de la matrícula fundidas está penado con una multa de 200 euros.

Imagen adjunta

Prestar atención al parabrisas

Otro de los componentes que necesita especial atención después del verano es el limpiaparabrisas. Se trata de una época en la que no se usa demasiado y en la que el sol le afecta especialmente ya que endurece aquellas partes que son de goma. Además, es un momento adecuado para cambiar las escobillas y prepararlas para el tiempo más inestable.

Limpiar el coche: por fuera y por dentro

La limpieza del coche cobra especial importancia después de una época de mucho movimiento en la que el vehículo pasa por diferentes escenarios. Por lo tanto, eliminar las sustancias especiales es esencial para su estado de conservación. Un proceso que se divide en dos partes.

La primera de ellas pasa por un lavado a fondo de la carrocería para acabar con los restos de insectos, arena y sal. Estos dos últimos elementos son especialmente peligrosos por el salitre, un enemigo letal para los vehículos, que no sólo afecta a la carrocería, también a la pintura, a algunas partes mecánicas y e, incluso, al interior.

El segundo paso llega al hilo del anterior. Además de examinar el estado de juntas y cables, no hay que olvidar la limpieza del interior del vehículo. Hay que hacer frente a los restos playeros y también al paso de los diferentes pasajeros que han viajado en el coche.

Imagen adjunta

Poner a dieta al coche

Aunque intentemos evitarlo, en verano el maletero del coche se convierte en una extensión de nuestra casa o de nuestro trastero. Se empiezan a acumular cosas y tras el periodo estival son muchas las que no vuelven a su lugar de origen. Por ello, es fundamental vaciarlo para no incrementar la carga del vehículo con elementos innecesarios; no en vano, el peso es uno de los factores que más incidencia tiene sobre el consumo del coche.

Pasar por el taller

Además de todos estos cuidados que el conductor puede hacer de primera mano, después de un periodo tan agitado como el estival es recomendable pasar por el taller. Conviene hacer una inspección más profunda que no se centre única y exclusivamente en el motor y repase el estado de los frenos o de los sistemas de seguridad, entre otros.

Comparar coches

Si el verano ha hecho un gran estrago en nuestro vehículo y la mejor solución es cambiarlo por otro, escoger el idóneo será complicado. Por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches nuevos, de stock y de segunda mano de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y necesidades.