Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Cómo

Cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado

11 Jul 2018

Cómo

Elena Sanz

El aire acondicionado puede incrementar el gasto de combustible de un coche entre un 5 y un 20%, es decir, dos décimas de litro a los 100 kilómetros... como mínimo. Teniendo en cuenta los precios actuales de la gasolina y el diésel, nunca está de más tener presentes algunos consejos que ayuden al conductor a ahorrar sin convertir su vehículo en un horno.

Pocos conductores imaginan su próximo coche (o, incluso, el actual) sin aire acondicionado… y esto teniendo en cuenta que el esfuerzo extra que supone su uso se traduce en un incremento del consumo que puede ir del 5 al 20%, dependiendo del modelo. O lo que es lo mismo: como mínimo, dos décimas de litro a los 100 kilómetros. A pesar de este inconveniente, es un elemento que se ha vuelto indispensable, sobre todo en la época estival cuando las temperaturas se disparan y los trayectos de fin de semana y los vacacionales incrementan.

Teniendo en cuenta esto y los actuales precios de la gasolina y el diésel, hay algunos trucos que se pueden poner en práctica para que utilizar el aire acondicionado no sea un lastre para el bolsillo del conductor. Y, además, ayudarán a prevenir fallos y alargarán su vida útil.

Imagen adjunta

¿Cómo funciona el aire acondicionado?

Antes de poner en práctica los consejos que ayudan a ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado, conviene tener claro cómo funciona. Se trata de un compresor que aspira el gas refrigerante y lo traslada a un condensador. Ahí es donde está el radiador en el que pasa a estado líquido. El siguiente paso se desarrolla en la válvula de expansión, donde se convierte de nuevo en gas y se enfría. Finalmente, a través de un ventilador, el aire pasa por las rejillas de los aireadores del salpicadero y se distribuye por el habitáculo interior del vehículo. Este procedimiento contiene varias fases para las que se necesita energía, que procede del motor del coche. Por lo tanto, éste debe sumar un esfuerzo más al que ya hace para mover el vehículo.

Esta es la función principal del aire acondicionado, pero lleva a cabo otras tareas. Condensa y elimina la humedad así como otros componentes o impurezas del aire. Además, los sistemas más modernos pueden incorporar filtros que se emplean en el sector hospitalario y son capaces de deshacerse de algunas partículas nocivas como el polen, los ácaros, la contaminación o el humo del tabaco, entre otros.

Imagen adjunta

¿Qué efectos tiene el aire acondicionado sobre el coche?

Es cierto que el funcionamiento del aire acondicionado puede mermar algunas de las prestaciones del vehículo como, por ejemplo, la potencia. El motor tiene los mismos caballos, pero a las ruedas llegan menos. Lo normal es que reste entre 2 y 15 CV, pero siempre dependerá de varios factores: el propio coche, el esfuerzo que esté llevando a cabo el compresor y el sistema. Es algo que se nota, sobre todo, en aquellos modelos que tienen un motor pequeño, ya que a partir de 110 o 120 CV apenas se percibe el efecto.

Por otro lado, los vehículos más modernos se han diseñado para que cuando el conductor demande la máxima aceleración, el compresor se desconecte temporal y automáticamente. En los modelos que incorporan el sistema ‘Stop-start’, el compresor se apaga cuando el motor se detiene (siempre y cuando no sea eléctrico). El objetivo de este comportamiento es no comprometer la seguridad de los ocupantes.

Imagen adjunta

Cómo ahorrar combustible sin renunciar al aire acondicionado

Una revisión a tiempo

Utilizar con frecuencia cualquiera de los equipamientos que incorpora el coche garantiza al conductor que todo está en orden. Por lo tanto, antes de que lleguen las altas temperaturas, conviene poner el aire acondicionado en marcha para comprobar que no se deteriora por falta de uso y que tampoco dará problemas cuando, realmente, se necesite su pleno rendimiento.

Bajar la temperatura antes de arrancar

Antes de poner en marcha el coche, hay que tener una premisa presente: cuanto más haya que bajar la temperatura del interior, más energía se necesitará y, por lo tanto, más combustible se gastará. Por ello, lo más recomendable es intentar que los grados disminuyan. La vía más rápida es poner en práctica este truco: bajar una ventanilla y en el lado opuesto, abrir y cerrar la puerta varias veces. Aunque no lo parezca, la temperatura puede decrecer hasta ocho grados en pocos segundos.

Aire acondicionado y ventanillas bajadas: una combinación ganadora

Poner las cosas fáciles al sistema de aire acondicionado también tendrá una repercusión positiva en el ahorro de combustible. Una forma de ayudarle es encenderlo, abrir levemente las ventanillas cuando se arranque el coche y permanecer de esta manera durante los primeros minutos del trayecto. No, no es contraproducente y tiene una explicación: el aire caliente pesa menos que el frío y por ello, tiende a ir hacia arriba. Esta combinación facilita que salga más rápido dejando libre su hueco.

Aprender a usar (bien) el climatizador

El climatizador cuenta con varias opciones a las que, normalmente, no se les saca todo el partido que se puede. Una de ellas pasa por alternar el aire acondicionado con la entrada de aire exterior y el reciclado del mismo. Es recomendable aplicar esta función cuando ya se ha conseguido la temperatura deseada para reducir el consumo adicional.

Imagen adjunta

La temperatura adecuada: entre 21 y 23 grados

A la hora de encender el aire acondicionado, hay que ser racional en su uso. La temperatura ideal en el interior de un coche debe oscilar entre los 21 y los 23 grados; situarse por debajo de este intervalo implica un gasto innecesario de combustible. A esto hay que añadir que el frío en exceso puede resultar incómodo para el conductor y, además, evitar que el aire acondicionado trabaje al máximo de potencia hará que se estropee menos.

El eterno dilema: ¿ventanillas abiertas o cerradas?

¿El coche consume más con el aire o con las ventanillas bajadas? ¿Menos? ¿Igual? Son preguntas que casi todos los conductores se han hecho al volante y lo cierto es que dependerá de la velocidad a la que se circule.

Llevar las ventanillas bajadas afecta a la aerodinámica del vehículo porque la empeora y como consecuencia, sube el consumo de combustible. Esta base necesita matices: cuando el coche no supera los 80-90 km/h, la entrada de aire procedente del exterior no tiene un gran efecto. Por lo tanto, cuando el trayecto es urbano, por ejemplo, es más recomendable bajar las ventanillas antes que poner el aire acondicionado.

¿Qué sucede cuando se circula a más velocidad? La situación se revierte porque el aire que entra frena al coche. Según los resultados de un estudio realizado por el Laboratorio Nacional Oak Ridge (Estados Unidos), cuando el vehículo supera los 110 km/h es mejor encender el aire porque el ahorro es de, aproximadamente, 0,3 litros cada 100 kilómetros.

Sea como sea, hay que tener en cuenta que bajar las ventanillas no garantiza completamente que la temperatura vaya a ser más cómoda. Eso sí, abrirlas ayudará a renovar el aire caliente acumulado en el habitáculo interior, bajará unos grados la temperatura... y, efectivamente, se gastará menos combustible porque el aire acondicionado necesitará menos energía para trabajar.

Comparar coches

Aunque el aire acondicionado sólo está ausente en algunos de los modelos más económicos del mercado y no se antoja un factor clave a la hora de decidir, escoger el coche perfecto para cada conductor es complicado. Por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches nuevos de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y necesidades.