Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Actualidad

Adiós a la gasolina 95, 98 y al diésel: llegan los círculos y los cuadrados

11 Sep 2018

Actualidad

Elena Sanz

La nueva normativa de la Unión Europea (UE) cambiará el escenario del combustible. La gasolina 95, 98 y el diésel dejan de existir como tal para empezar a identificarse con figuras geométricas. El objetivo, unificar Europa.

Despidámonos de la gasolina 95, 98 y del diésel y no porque vayan a desaparecer de la faz de la tierra. A partir de octubre de 2018, estos combustibles dejan de ser conocidos así para pasar a identificarse con formas geométricas. Una medida impuesta por parte de la Unión Europea (UE) que promete dar que hablar a propios y ajenos.

El objetivo no es otro que unificar los distintos tipos de combustible que se usan en los países miembro para, en última instancia, conseguir que se empleen energías menos contaminantes. Por lo tanto, a partir del día 12 todos los coches nuevos, las gasolineras y los concesionarios se llenarán de círculos, cuadrados y rombos. Esto es todo lo que debes saber sobre las nuevas etiquetas del combustible.

La nueva ley de la Unión Europea

El 12 de octubre de 2018 entra en vigor una normativa que lleva el sello de la Unión Europea (UE). La aprobación de esta nueva ley promete modificar el escenario de las gasolineras buscando un objetivo: propiciar y ayudar a los conductores a elegir el combustible más apropiado para su vehículo tanto en su país como en el resto de Europa. ¿Cómo? Cambiando el etiquetado para, en primer lugar, unificar todo bajo un mismo estándar europeo y, en segundo lugar, hacerlos identificables para los consumidores.

La norma obligará a todas las gasolineras a contar con estos novedosos distintivos, pero también deberán llevarlos los vehículos nuevos. ¿Todos? Prácticamente sí, ya que este nuevo etiquetado de combustible afecta a automóviles, vehículos comerciales ligeros y pesados, autocares, autobuses, ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos.

Se trata de una ley que estará vigente en los 28 estados miembros de la Unión Europea. A ellos se unirán Islandia, Liechtenstein y Noruega (como miembros del Espacio Económico Europeo, EEE) además de Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía.

Imagen adjunta

Las nuevas etiquetas

Con esta nueva normativa, el combustible ya no se dividirá en gasolina 95, 98 o diésel sino que se clasificarán mediante formas geométricas. De esta manera, la etiqueta de la gasolina será un círculo, la del diésel será un cuadrado y la de los gases será un rombo. A este primer nivel de nomenclatura se le sumarán una serie de subdivisiones formadas por letras y números que indicarán la clase específica de cada combustible. Teniendo en cuenta esto, la clasificación quedará de la siguiente manera:

La etiqueta de la gasolina

El 95 y el 98 dejan paso a los círculos y a la letra ‘E’ que irá acompañada de una o dos cifras. ¿Qué información aporta cada una de las partes? La ‘E’ significa que la gasolina puede contener etanol y/u otros compuestos oxigenados. Los números que se sitúan detrás indican el volumen máximo que es aconsejable usar en el vehículo. De esta forma, E5 significa que el coche puede emplear gasolina que contenga hasta un 5% de etanol, E10 hasta un 10% y E85 hasta un 85%.

La etiqueta del diésel

El diésel, como hemos señalado, estará representado por un cuadrado. Igual que ocurre en el caso de la gasolina, dentro de él aparecerá la letra ‘B’ junto a una o dos cifras o las siglas ‘XTL’. La ‘B’ corresponde al biodiésel y ‘XTL’ hace referencia al diésel sintético o parafínico.

Los números tendrán como misión indicar el volumen máximo de biodiésel que se recomienda utilizar en el vehículo. Por lo tanto, B7 querrá decir que el coche puede emplear un gasóleo que contenga hasta un 7% de biodiesel y B10 hasta un 10%.

La etiqueta de los gaseosos

Por último, el hidrógeno y el gas aparecerán representados con rombos y dentro de ellos las siglas empleadas para denominar las diferentes alternativas:

  • H2: Hidrógeno
  • GLP: Gas Licuado de Petróleo
  • GNC: Gas Natural Comprimido
  • GNL: Gas Natural Licuado

De momento, estos distintivos sólo van a ser obligatorios para los coches vendidos por primera vez y para aquellos que se matriculen a partir del 12 de octubre, fecha en la que entra en vigor la normativa europea. Y es que tanto los fabricantes como las marcas aconsejan no poner estas etiquetas en los vehículos anteriores a la norma.

Imagen adjunta

¿Dónde estarán las etiquetas?

La normativa no deja lugar a las dudas y por ello, también específica dónde deben ir colocados estos distintivos en función del escenario en el que se encuentren. El objetivo que se persigue con esta aclaración es que sean lo más visibles posible para que se identifiquen rápidamente y no se produzcan equivocaciones a la hora de repostar. Y más aún cuando se trata de combustibles alternativos, ya que son menos conocidas por los usuarios.

Estas etiquetas, ¿serán mejores o peores?

Este nuevo escenario sin el octanaje como referencia, ¿será mejor o peor para los vehículos? El sector se ha aventurado a asegurar que no hay que temer por la seguridad de los combustibles y ha recordado, además, que en algunas estaciones de servicio ya se comercializa gasolina con etanol aunque ésta aparece bajo la tradicional denominación.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que las etiquetas empleadas hasta ahora convivirán durante un tiempo con las nuevas y las que están por llegar. Europa trabaja sin perder de vista los coches eléctricos y por ello, se está dando forma a la norma CEN. Ésta incluirá una serie de etiquetas aplicables a este tipo de vehículos y a sus infraestructuras de recarga.

Comparar para escoger coche

A la hora de decidirse por un coche o por otro, escoger el perfecto para cada conductor es complicado. Por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches nuevos, de stock y de segunda mano de Rastreator.com no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y necesidades.