Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Actualidad

Ahora es más fácil aprobar el examen de conducir

La Dirección General de Tráfico (DGT) permitirá desde hoy, 16 de septiembre, que los alumnos utilicen algunos sistemas de ayuda a la conducción que incluyen los coches durante las prácticas y el examen. Así, los principales motivos de suspenso en esta prueba, como que se cale el coche en una cuesta o las dificultades al aparcar, dejarán de serlo.

examen-conducir-dgt-rastreator

Los sistemas de asistencia a la conducción

El Start-Stop, la cámara trasera, la ayuda de salida en cuesta y otros sistemas de asistencia a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés) harán más fáciles los exámenes prácticos de conducir a partir de ahora. Cada vez son más los dispositivos que se añaden a los coches para facilitar la conducción y aumentar la seguridad en carretera, incluso, algunos de ellos serán obligatorios en 2022 según la normativa europea. Por esto, la DGT ha modificado las características de los vehículos utilizados en los exámenes de conducir y permite utilizar algunas de estas ayudas en los exámenes, eso sí, con restricciones. Esta es la forma que tiene de adaptarse a esas nuevas tecnologías que llevan años implantándose en los vehículos.

Los sistemas permitidos durante la prueba práctica son: el Start-Stop, la ayuda de salida en pendiente, la activación automática de alumbrado y limpiaparabrisas, la cámara de marcha atrás, la 360°, los sensores de aparcamiento y el sistema de detección de fatiga. Sin embargo, hay otros de estos dispositivos que no pueden estar conectados cuando el coche vaya a ser utilizado para un examen. Estos son el frenado de emergencia urbano e interurbano, la alerta de tráfico cruzado, el aviso de frenada de emergencia, el control adaptativo de velocidad y la alerta de cambio de carril.

En definitiva, se trata de una medida razonable teniendo en cuenta que estos dispositivos están presentes de serie cada vez en más modelos y que su implantación no está basada únicamente en la comodidad sino en la seguridad del conductor y el resto de los pasajeros. Sin embargo, no todo son facilidades pues los aspirantes a conductores deberán aprender dónde se ubican estos mecanismos y desactivar los que no están permitidos en la prueba antes del examen.