Rastreator

¿No lo tienes claro? Ver todos

Coches

¿Quiéres comparar y ahorrar en otros productos y servicios con Rastreator?

Ir a Rastreator.com
Actualidad

La caída del diésel impulsa el impuesto de matriculación: más de 120 millones de recaudación

28 Feb 2019

Actualidad

Elena Sanz

Muchos se empeñan en relacionar Madrid Central con el impuesto de circulación reclamando una rebaja o, directamente, la desaparición de esta tasa. Y mientras tanto hay un tributo que es el que, verdaderamente, se está llevando la mayor parte de la recaudación en el sector de la automoción: el impuesto de matriculación.

Si yo pago el impuesto de circulación ¿por qué no puedo circular por Madrid Central? Esta se ha convertido en la pregunta del millón que se ha formulado hasta la saciedad en muchas tertulias de bar. Y es que mientras la gente se ha empeñado en forjar una relación entre el citado tributo y el nuevo dibujo del centro de la capital española, se han olvidado de que hay otra tasa que está creciendo cada vez más. Hablamos del impuesto de matriculación, el gran olvidado que vive a la sombra de Madrid Central, y que protagoniza un espectacular repunte gracias, en parte, a la caída del diésel y a la nueva ley de emisiones.

En Rastreator te explicamos por qué el impuesto de circulación no tiene nada que ver con las medidas restrictivas del tráfico y, además, te contamos todo lo relacionado con el de matriculación.

La caída del diésel impulsa el impuesto de matriculación y se olvida de Madrid Central

El incremento del impuesto de matriculación

El impuesto de matriculación es un tributo que se paga solo una vez y que, como su nombre indica, grava la matriculación del coche en cuestión. La cantidad que hay que abonar dependerá de dos factores: las emisiones de CO2, que establecen el tipo a pagar, y el vehículo, que determina el importe sobre el que se van a pagar los impuestos. Cuanto más contamine un coche, más alto será el impuesto de matriculación que deba asumir.

Teniendo en cuenta esto no es de extrañar que, según los datos publicados por la Agencia Tributaria, el citado tributo recaudara en 2018 más de 513 millones de euros. Una cifra que hay que comparar con la de 2017, 390,2 millones de euros, lo que nos deja un incremento del 31,6%. Es el mayor aumento desde el año 2010. Y es que mientras el impuesto de circulación se lleva el protagonismo en las conversaciones, el de matriculación es el que está engrosando las arcas públicas.

Evidentemente, este crecimiento está provocado por una serie de causas entre las que destacan un par. La primera de ellas es el nuevo protocolo que mide las emisiones de un vehículo. La segunda apunta a la caída de las ventas del diésel, un terreno que han sabido colonizar los coches de gasolina que suelen estar situados en los tramos superiores del impuesto y, evidentemente, pagan más. A estos motivos hay que unir la actual moda del sector de la automoción donde la voz cantante la llevan los SUV, modelos con mayor cilindrada que, efectivamente, también hacen frente a un impuesto de matriculación mayor.

Cómo ha subido el impuesto de matriculación

Esta es la teoría, pero ¿qué ha ocurrido en la práctica? Es algo fácil de observar con los datos de la Agencia Tributaria desgranados sobre la mesa.

La caída del diésel impulsa el impuesto de matriculación y se olvida de Madrid Central

La caída del diésel

Por primera vez en mucho tiempo, en 2018, la balanza se inclinó hacia el lado de la gasolina. Las cifras de la Agencia Tributaria sobre el impuesto de matriculación muestran que se vendieron 1.362.387 coches, un 7% más que en 2017. De esa cifra, el 58,3% de las matriculaciones correspondió a coches de gasolina; el 41,7% fueron vehículos diésel. Una proporción que un año antes, en 2017, era inversa. Este cambio de tendencia ha provocado que la cilindrada media haya crecido y que, por lo tanto, más coches estuvieran obligados a pagar el impuesto de matriculación ya que superaban el nivel mínimo de emisiones de CO2 a partir del que hay que tributar (120 g/km).

La nueva normativa de emisiones

En septiembre de 2018 la forma de medir las emisiones de los vehículos fue modificada y como todo cambio trajo consigo algunas consecuencias. ¿En qué consistió? A partir de la citada fecha, todos los coches deberán contar con la homologación Worldwide Harmonized Light-Duty Vehicles Test Procedures (WLTP) y no del New European Driving Cycle (NEDC). El WLTP modifica el método y las condiciones de las pruebas para que se parezcan más a un uso real del coche y, además, es mucho más exigente con las emisiones del vehículo ya que establece el máximo en 80 mg/km.

El golpe de este cambio, impulsado por la Unión Europea (UE), ha sido parcialmente mitigado por el Gobierno ya que el verdadero impacto fiscal de la nueva ley de emisiones llegará en 2021. A pesar de ello, las novedades en la normativa ya empiezan a notarse: a raíz de este cambio, el impuesto de matriculación creció un 5% y en 2018 la emisión media por coche creció hasta los 119 gramos de CO2, un par de gramos más que en 2017.

La consecuencia evidente es el aumento de la recaudación del impuesto de matriculación. Las proporciones han cambiado y ahora, con la norma actual, hay menos coches exentos de este tributo. En 2017 el 75% de los modelos que se vendieron emitían menos de 120 gramos de CO2 y, por lo tanto, no tenían que abonar la citada tasa. Evidentemente, en aquel momento sólo el 25% tenía que pagarlo, pero un año después, en 2018, ese porcentaje creció hasta el 31,6% de los vehículos vendidos.

La caída del diésel impulsa el impuesto de matriculación y se olvida de Madrid Central

La no relación entre Madrid Central y el impuesto de circulación

Madrid Central no ha dejado indiferente a nadie. La medida llevada a cabo por el Ayuntamiento de Manuela Carmena cuenta con tantos defensores como detractores, no en vano es un tema que da para hablar largo y tendido. Uno de los epígrafes que más controversia genera es la relación entre Madrid Central y el impuesto de circulación. Y, probablemente, habrás escuchado a compañeros, conocidos, amigos e, incluso, a tu cuñado poner el asunto sobre la mesa.

El tema ha generado mucho ruido, sobre todo en las redes sociales. Un escenario que ha sido empleado para llevar a cabo peticiones en las que se aboga por la rebaja o, directamente, por la supresión del citado tributo. Lo cierto es que es una solicitud que no podría llegar a buen puerto por una razón: el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) no depende de los kilómetros recorridos ya que, en el caso de los turismos, se calcula en función de la potencia en caballos fiscales (CVF), que resulta del cálculo entre la cilindrada del motor y el número de cilindros. Así que atendiendo a la teoría, la relación entre las medidas de Madrid Central y el impuesto de circulación no es posible.

Comparar para encontrar el coche perfecto

Si necesitas un coche, elegir el perfecto para ti será complicado y por ello, contar con una herramienta que agilice el proceso es una ayuda muy útil. El comparador de coches de Rastreator no sólo convierte la búsqueda de un nuevo vehículo en algo sencillo y rápido, también ayuda a cada conductor a elegir el coche perfecto en función de sus gustos y de sus necesidades.